Horarios

Dom.Sep.26 1:30 PM EDT
Dom.Sep.26 11:30 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT
Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT

Martín Onti: Fútbol populista

MADRID.- Mucho se ha mezclado y confundido, con claras y premeditadas intenciones, la política con el fútbol. Amén, cierto es, de quienes utilizan el balón para acrecentar sus poderes económicos basados en las inversiones que les sustentan en sus posiciones sociales, sin embargo, aquí sólo vamos a hablar de aquellos que usan la astucia gubernativa que tienen a mano para consolidar sus reales objetivos, planeados éstos con la fría astucia del hombre paciente.

Podría extenderme a algunos otros países en que los que gobiernan, o lo hicieron, o lo intentan, se acercan al fútbol utilizando a la pelota como herramienta de llegada a aquellos que deciden en las urnas la continuidad, o el acceso al poder, de quienes de manera interesada planean una estrategia que les conduzca a consolidar la meta preconcebida desde sus respectivas plataformas, pero, prefiero resumir en concreto antes de perderme en un listado que bien puede iniciarse con el italiano Silvio Berlusconi y concluir con el ruso Vladimir Putin, sin olvidar el ridículo en que queda el fútbol tras la decisión de Mohamed uld Abdel Aziz, en Mauritania, de terminar una final de Copa por decreto a 30 minutos de la conclusión del juego.

Mi punto de vista en referencia a este tópico, enfoca aquí dos situaciones precisas en dos lugares diferentes del planeta y contempla hechos disímiles pero con una misma tramada finalidad. Una de ellas con el propósito de mantener una continuidad que se ve tambalear por la critica gestión de un gobierno sin respuesta convincente, y la otra, en búsqueda de no se sabe qué promesas de cambio para reemplazar a la mediocridad e ineptitud de quienes se alejan de sus cargos.

España y Argentina son dos países que teniendo al fútbol como su deporte nacional basan en el mismo, y en su popularidad, la esperanza de conseguir a través suyo la estima y el aplauso que los gobernantes pierden a menudo en los despachos, tan patético como que tantos otros señores de pantalones largos detrás de sus escritorios piden una tabla de salvación al estamento que rodea al balón para solventar sus raídas y desvencijadas medidas de poder.

Al fin y al cabo es tan generoso el fútbol con todos ellos, que termina siendo beneficioso permitiendo que en España el actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pueda ejercer también de comentarista deportivo para dar su punto de vista futbolístico en un Real Madrid-Shakhtar Donetsk por la Champions League y mejorar su impopularidad; como que en Argentina Mauricio Macri, quien presidió al club más popular del país, Boca Juniors, durante largos 12 años, sea el nuevo primer mandatario de los argentinos a partir del venidero 10 de diciembre.

Sígueme en Twitter en @Ontifutbol

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR
Martín Onti: Desatino blanco
Martín Onti: El Cope de la Radio

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!