Horarios

Mourinho volvió atacar a Casillas

Martín Onti: El regreso de Mourinho

Existen las razones que puestas en su conveniente lugar, apuntan a justificar las acciones. De esta manera, uno debe entender las posturas de la gente para tomar decisiones que pasan por encontrar la satisfacción personal a través de organizar un plan que coincida con la consecución de sus objetivos. José Mourinho urde así los suyos.

A la distancia en el tiempo, aquella rencilla completa de resentimientos que naciera en el Real Madrid que él supiese dirigir, y en el que Iker Casillas era una piedra en su zapato que no podía sacarse con elegancia, uno puede ahora percatarse del rencor que aún persigue al estratega luso contra el nuevo portero del Porto y ex capitán suyo en el conjunto blanco.

ARTÍCULO: Mourinho alucina con el sueldo de Casillas en el Porto

Las declaraciones del técnico del Chelsea inglés en contra de Casillas por el salario que percibirá el nuevo guardavalla en la entidad portuguesa que Mourinho supo llevar a la conquista de la Champions League en la temporada 2003/2004, dejan al descubierto una herida que todavía sigue sin cerrar, al menos por parte del míster portugués juzgando los hechos y dichos en los que se queja amargamente del exagerado contrato que se le abona al español a orillas del Duero.

Si nos atenemos a las palabras de estadista patriotero de Mou, que hacen directo hincapié en la difícil actualidad portuguesa, a los serios problemas sociales, políticos, y económicos que afectan al país que gobierna el conservador Aníbal Cavaco Silva, las críticas deberían tener un tinte devastador en mucha otra gente antes que en Iker Casillas, empezando por el mismo Mourinho que cobra poco más de 15 millones de euros que Iker por temporada, y con lo que queda un tanto claro que la diatriba del entrenador luso no se sostiene precisamente en el punto en que se apoya para desacreditar al portero español, sino que se anquilosa en el plano estrictamente personal.

La traumática salida de José Mourinho del Real Madrid en junio del 2013, aunque no haya quedado a vista pública tan así, se debió al pulso perdido con los capitanes del conjunto de Chamartín, cuando el apoyo del grupo de mando a Casillas fue determinante en aquel momento para que Florentino Pérez le diera las gracias al de Setúbal y éste enfilara hacia los terrenos de Roman Abramovich, desde donde ahora contraataca con todo el resquemor a flor de piel en lugar de guardar el debido silencio de un hombre que acepta el duro traspié de la derrota. 

Sígueme en Twitter en @Ontifutbol

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!