Horarios

El Lyon estrena nuevo estadio con la esperanza de regresar a la elite europea

Lyon (Francia), 9 ene (EFE).- El Olympique de Lyon inauguró hoy su nuevo estadio, que servirá de sede en la Eurocopa 2016, con una goleada ante el Troyes (4-1) y sobre todo con la ambición de que su recién estrenado feudo le permita regresar a la elite del fútbol europeo.

Fue una tarde de grandes emociones que ponía fin a más de medio siglo de partidos en el estadio de Gerland y daba la bienvenida a una nueva catedral del fútbol continental.

Con sus 59.186 plazas, casi el doble del aforo de su vetusto antecesor, y un coste estimado en 450 millones de euros, el presidente del club Jean-Michel Aulas espera aumentar sus beneficios hasta el punto de que pueda contar con un presupuesto que le permita crear un equipo competitivo en Europa.

"En dos o tres años estaremos preparados para rivalizar con los mejores equipos europeos", aseguró Aulas, además de confesar que la inauguración del estadio había sido "el momento más emotivo de su vida".

Para conseguir su objetivo el presidente del Lyon espera primero que el equipo se clasifique para jugar en Europa la próxima temporada y al mismo tiempo obtener en las próximas campañas 250 millones de euros anuales gracias a la explotación de un complejo deportivo del que el club es propietario y que incluye un hotel de lujo.

El estadio aún no tiene un nombre oficial al estar el Lyon a la espera de encontrar un patrocinador. Tiene varias denominaciones provisionales como "Parc OL" (siguiendo las siglas del club), Stade de Lumiéres (en honor a los hermanos lioneses que inventaron el cinematógrafo) o simplemente "Grand Stade".

Según la prensa francesa, el Olympique vende los derechos del nombre del ultramoderno recinto entre 8 y 10 millones de euros.

El alcalde lionés, Gerard Collomb, no duda de lo prometedor del proyecto futbolístico y empresarial. "El estadio y todo lo que le rodea será una herramienta formidable para crear un modelo de negocio que permita al club crecer y así meterse entre los grandes del continente", declaró Collomb a Efe.

"Cuando íbamos a España acompañando al Olympique nos moríamos de envidia al ver los estadios. Queríamos estar a la altura y ahora lo hemos conseguido", señaló el alcalde.

El partido tuvo final feliz, pero se vio lo peor y lo mejor del Lyon.

Estaba escrito en alguna parte que el primer gol se lo tenía que apuntar un jugador emblemático del club y así fue. Alexandre Lacazette, un futbolista de la casa con el que sueñan numerosos equipos europeos, se encargó de hacer historia abriendo el marcador.

Fue a los 18 minutos, cuando otra de las joyas de la cantera lionesa, Clément Grénier, recibió el balón en la frontal del área, levantó la cabeza y vio cómo se desmarcaba Lacazette. El ariete internacional francés quebró la cintura del central Ngcongca y batió con un tiro cruzado a Bernandoni.

"Es lo que había soñado", afirmó Lacazette, quien jugó con mucha presión dado que Aulas en los días previos al partido había apostado por que fuera él el primero en marcar.

En la segunda parte Camus se encargó también de hacer historia pero en el sentido contrario al ser el primer rival en perforar la portería local con un misil imparable desde fuera del área.

Las dudas se apoderaron del Lyon y se comenzaron a oír silbidos del público que esta temporada ha vivido más sinsabores que buenos momentos. El equipo despidió las veladas europeas en Gerland con una derrota ante el Gante (1-2) y los partidos de liga francesa cayendo ante el Angers (0-2).

Con semejantes antecedentes se temió lo peor. Hasta que aparecieron Guezzal y Ferri, otros dos prometedores canteranos, y en un cuarto de hora con sendos golazos enderezaron el partido y recuperaron el ambiente festivo.

Claude Beauvue, el delantero que según el diario "L'Équipe" pretende el Celta de Vigo, rubricó la goleada cuando ya se esperaba el pitido final. El divorcio del jugador francés con la hinchada lionesa, descontenta por su juego y por su actitud, es de tal magnitud que incluso tras marcar recibió una sonora pitada.

La bronca duró muy poco y tras la conclusión la fiesta continuó con un espectáculo musical en el que el cantante de Black Eyes Peas, Will.i.am, puso a bailar a todo el estadio.

Con la inauguración del estadio lionés, se ha completado el proceso de renovación de las sedes para la próxima Eurocopa que se disputará en Francia entre el 10 de junio y el 10 de julio. En Lyon se jugarán cinco partidos de la fase de grupos y una de las semifinales.

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!