El favorito no siempre gana en la Supercopa de Europa