Horarios

Aritz Aduriz (L) and Gerard Pique of Spain react after the UEFA EURO 2016 group D preliminary round match between Croatia and Spain at Stade de Bordeaux in Bordeaux, France, 21 June 2016. EFE

Martín Onti: La inercia de la lógica

MADRID, España.- Ocurre no sólo en el deporte, en el fútbol en este caso particular, donde lo esperado y sabido suele suceder. España, que tenía todo a su favor ante Croacia desde antes del arranque del encuentro en Burdeos, terminó claudicando más que por el fútbol de los balcánicos, por su propia incapacidad para reconducir situaciones que a veces quedan al margen del juego propiamente dicho.
 
Causas extradeportivas, quizás, como las explosivas declaraciones de Pedro Rodríguez negándose a aceptar en el actual Campeón Europeo un grado de suplencia que merece, ha podido sumar a favor de esta incongruencia futbolística que el equipo de Vicente del Bosque dejó claro frente los dirigidos por Ante Cacic.
 
La explicación no es tan descabellada pensando en que España, a pesar del tempranero gol de Álvaro Morata, nunca terminó de entrar en el partido. El pensamiento desvirtuado en esa ventaja inicial le jugó en contra a ‘La Roja’, hoy vestida de blanco, para hacerse con el triunfo, o el empate, y quedarse a esperar un adversario débil en octavos de final dejando el muro más difícil de escalar para los croatas. 
 
La desaparición en el control del encuentro de sus piezas fundamentales, fue haciendo tambalear a las restantes, y para cuando la igualdad de Croacia llegó, al límite de la primera parte por medio de Kalinic, la escuadra de Del Bosque ya había descubierto su debilidad a la limitada propuesta que opusieron Ivan Rakitic, Darijo Serna y compañía en ausencia de Luka Modric y Mandzukic.
 
La inercia del ostensible desgano en que suele entrar Andrés Iniesta, contagió a Sergio Busquets, y así, cual efecto dominó, toda España fue desapareciendo en la línea del desencanto. Ya ni Jordi Alba, ni Juafrán subían sus laterales, menos proyección tenían Gerard Piqué y Sergio Ramos, Cesc Fábregas y David Silva continuaron su letargo acostumbrado y Morata y Nolito navegaban en la incertidumbre ofensiva. Nada quedó para ser rescatado en la pobre gestión española hasta que se pagó el merecido precio de la indolencia con el gol de Perisic a escasos dos minutos del final.
 
La condena podría ser ejemplar, porque la certeza de tener que enfrentar a Italia en la siguiente fase, es el peor castigo que podría merecer el conjunto del Marqués Del Bosque. El más incómodo de los rivales espera al acecho, España está sentenciada a redimirse el venidero lunes.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!