Horarios

Dom.Sep.26 1:00 PM EDT
Dom.Sep.26 11:30 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT

Martín Onti: Aristóteles o el Ying Yang

MADRID, España.- El retroceso al que podríamos someter a la historia bien puede acercarnos a Aristóteles y al Ying Yang. Occidente contra Oriente en lucha permanente de imposición de esencias e ideas. La aritmética griega contra la dualidad china. Ambas teorías se enfrentan cada vez más a diario en cualquier plano de la vida. Y viene a ser que nuestra vida hoy está repleta de deportes, donde el fútbol es el más popular de todos ellos y, en consecuencia, el más influyente a este nivel.
 
 
No se trata de elegir entre un fútbol o el otro. Entre el efectivo, profundo y directo que significa seguir los trazos del pensamiento de Aristóteles y el lateralizado, el que otorga importancia a los espacios entre líneas y valor a la manera de conquistar un gol. Son dos conceptos para entender el juego y dos formas, a su vez, de interpretar la vida.
 
No es Javier Clemente contra Luis Aragonés y cada uno que luego le sucedió al ‘Sabio de Hortaleza’; tampoco Jose Mourinho contra Pep Guardiola, ni César Luis Menotti contra Carlos Bilardo. En principio, es amplitud para ver, comprender y aceptar el desarrollo de este juego con la convicción, la gestión, el proceso y la ejecución final como base de un objetivo que se persigue y que a veces no se consigue en la relatividad de este juego.
 
Luego llegan los argumentos disfrazados de fundamentos, y es entonces cuando el análisis es necesario desprovisto de fanatismos. Conseguir la ecuanimidad en un juego como el fútbol -de entre todos los deportes quizás el de mayor relatividad existencial- no es tarea tan simple, y requiere abstraerse del sentimiento visceral dándole su lugar a la razón y al equilibrio.
 
La discusión, que seguirá siendo eterna sin importar las explicaciones, no acabará con este triunfo de la Nazionale sobre La Roja, ni tampoco con esta Eurocopa. Sólo se debe ver, desde la óptica futbolística, que Italia intenta unirse al Ying Yang en el que hace tiempo está España, rechazando la teoría aristotélica de ‘Uno u Otro’ a favor de la más oriental del ‘Uno más Otro’, y donde se contempla que la suma de las alternativas abre un espectro de mayores posibilidades.
 
 
Así encontró esta camaleónica Italia el pase a la Gran Final imponiéndose a España en la siempre fatídica tanda de los penaltis. Adaptándose a las circunstancias que le ofreció el partido para ser el rival de Inglaterra o Dinamarca el venidero domingo en este mismo escenario londinense. Para entonces, tendremos una nueva ocasión de ver frente a frente la dualidad del Ying Yang contra la aritmética de Aristóteles.
 
Martín Onti
 

 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!