Martín Onti: Portugal a Saint-Denis, para disputar la final de la Eurocopa 2016

Debemos ser prácticos y no mentirnos a nosotros mismos. Asumir que esta Euro2016 ya tiene un campeón. El adversario de Portugal que salga del Alemania-Francia en el Stade Vélodrome de Marsella será quien se quede con el trofeo de esta presente edición gala.
 
Si a alguien se le puede ocurrir que tras lo visto a lo largo del torneo el conjunto de Fernando Santos puede alzarse con el triunfo final, esto se transformaría en una utopía más grande que la que consiguió Grecia cuando se coronó campeón en territorio portugués en el 2004 ante el anfitrión de aquella ocasión y afortunado finalista hoy.
 
 
Está claro que tiro de sarcasmo para darle alguna opción a los capitaneados por Cristiano Ronaldo en la actual Eurocopa, para poder llevarse la ansiada copa a la península ibérica pero, sinceramente, veo como imposible que en un campo de normalidad futbolística esto llegue a suceder.
 
La mediocridad de juego que hemos visto en el grupo de los ‘débiles’, donde Portugal se ha clasificado para la finalísima del 10 de julio con su primera victoria en el torneo, no nos puede permitir engañarnos en el análisis que decanta a germanos o franceses por sobre lo exiguo que, desde la propuesta de juego, mostró hasta ahora el vencedor de un débil conjunto galés. Si los lusos fueron poco ante los británicos, éstos fueron algo parecido a la nada. De allí el origen del triunfo.
 
 
Escribir con el diario del lunes es fácil. Esperar para corroborar lo que digo al término del encuentro de la Final, bajo estas perspectivas, es mucho más fácil aún. Tampoco es que esto sea jugar a ser Merlín el Mago aventurando un resultado desde la lectura de alguna bola mágica, sino solamente la visión más real del potencial de los tres equipos que quedan para dirimir el título.
 
Tanto la Alemania de Joachim Low como la Francia de Didier Deschamps son ostensiblemente superiores a esta Portugal. Los lusos llegan a Saint-Denis habiendo navegado en el confort de las zonas en que les toco actuar, y estoy seguro que de haber enfrentado a rivales más poderosos, haría un buen rato ya que no estarían en territorio francés.
 
 
Sin embargo, así de generoso es en ocasiones el fútbol. Germanos y franceses dirimirán en Marsella al otro finalista para pelearle a los portugueses la corona europea. Qué irónico y relativo que resulta el fútbol a veces, quizás tanto o más que esta nota.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!