Francia será el nuevo monarca de Europa

Martín Onti: La lógica de una final

PARÍS, Francia.- Si usted vio la semifinal de la Euro2016 entre Alemania y Francia en el Vélodrome de Marsella, no debería tener la más mínima duda de que el campeón de Europa saldrá de este definitivo encuentro. Nosotros, que hemos seguido todo el torneo y hemos podido evaluar el juego de los protagonistas del certamen, no albergamos, desde el análisis lógico, ninguna alternativa para que Portugal, aunque tenga a Cristiano Ronaldo en plan rompe récords, pueda tener posibilidades de quedarse con el título.
 
 
Intuíamos que el juego de respeto a una estructura filosófica que distingue a los germanos o el orden táctico con figuras en un buen momento que muestran los galos, no deberían correr riesgos ante la improvisación en que Fernando Santos confía para que los portugueses conquisten finalmente la Copa más importante a nivel de selecciones del viejo continente.
 
El azar, y sólo el azar, le ha posibilitado a Portugal plantarse en la Final de Saint-Denis el próximo domingo. Nunca el conjunto capitaneado por el delantero del Real Madrid dejó entrever a lo largo de la competencia un poderío abrumador como para hacerlo merecedor a tal honor, y tampoco que arriesgando desde lo lúdico se le pueda apostar algunos enteros a los ibéricos en la capital del país. Durante el torneo Portugal sólo venció convincentemente a Gales, dueño de una mediocridad oculta por la zona en que le tocó actuar a los británicos. El resto de sus cotejos en esta Eurocopa se saldó con definiciones angustiosas.
 
 
La Francia de Didier Deschamps, a pesar de un incierto inicio, creció a lo largo del torneo partiendo de la buena actuación de algunas individualidades, caso Dimitri Payet, que terminaron contagiando al resto del plantel. No fue un equipo de solidez futbolística en el nacimiento de esta aventura casera, sin embargo, tuvo el efecto, quizás de la localía, para concluir como un serio candidato que constató ante el Campeón del Mundo en un juego en que la personalidad de sus hombres volvió a ser crucial en la segunda parte ante los teutones de Joachim Low.
 
Vengar el mal recuerdo de Lisboa en el 2004 es el compromiso al que se entregan los lusos con CR7 como estandarte de revancha. Francia conducido por el otro '7' de lujo, Antoine Griezmann, se presentará en el Stade de France con la aureola de privilegiado por jugar en casa y haber demostrado un nivel superior a su afortunado adversario luso para adjudicarse la tercera copa de Europa equilibrando el dominio que hasta hoy poseen Alemania, su vencido de hoy, y España.
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!