Horarios

Sáb.Nov.28 12:00 AM EST
Mar.Dic.01 12:00 AM EST
Mié.Dic.02 12:00 AM EST
Vie.Dic.04 12:00 AM EST
Sáb.Dic.05 12:00 AM EST
Mar.Dic.08 12:00 AM EST
Antoine Griezmann es tratado de consolar por su técnico luego de que Francia perdió la final de la Eurocopa 2016. Foto: Getty Images

Martín Onti: Eurofiasco 2016

MADRID, España.- Un insonoro fiasco ha resultado esta Euro2016 celebrada en territorio francés. De fútbol tuvimos muy poco, con equipos que prefirieron sacrificar el romanticismo futbolístico a cambio de lo concreto que los números le dieron en virtud de llegar tan lejos como pudieran con su juego rácano, mezquino y matemático.

El hecho de que en nuestra memoria se encallen con mayor fortaleza visual la alegría desmedida de Islandia por su sorprendente e inesperada campaña; la comprobada y mejorada propuesta futbolística de Gales, con Gareth Bale como líder; el ímpetu de una Polonia que quedó eliminada cuando abandonó la humildad que lo había caracterizado; la mala fortuna que apeó a Croacia de un torneo que podría haberles dado un poco más de satisfacciones; la falta de honestidad final de Bélgica; y una Italia, a medias revolucionaria, que sorprendió a muchos por su intención; son hechos que hablan por sí mismo de un certamen con el desencanto como juicio justo y final.

En una competencia donde se intentó exponer triunfalmente más nombres propios que equipos, e individualidades que bloques, la Eurocopa de Francia ha terminado defraudando por esa falta de logros grupales de que suele jactarse un deporte colectivo. En el fondo, ha sido más importante rescatar la consolidación de unas cuantas figuras que han tenido prioridad a expensas de cuidar más sus imágenes personales, que el acotado talento que poco llegaron a demostrar de manera asociada y para bien del fútbol.

Sintetizando, esta Euro 2016 se pareció más a una triste patraña futbolística para que el balón siga rodando con ventajas económicas en Europa, que a lo que verdaderamente uno disfruta admirando este juego. La mediocridad fue el denominador común en el que se midieron y fracasaron los más históricamente aventajados, como España y Alemania, y en donde terminó triunfando lo vulgar y lo gris.

Una finalísima entre la desidia de los anfitriones y la afortunada Portugal le dio el triunfo en tiempo extra a los lusos, a pesar de jugar sin Cristiano Ronaldo desde los 20 minutos del cotejo. Allí terminó todo lo rescatable de este torneo para una esperanza gala que quedó trunca y la alegría insospechada de los de Fernando Santos que consiguen su primera Copa de Europa… a pesar de su desdeñada y medrosa propuesta futbolística  a lo largo de la competencia.

Ganó Portugal y es el Campeón de la Euro2016. Ni Antoine Griezmann tiene el derecho a reclamar su elegía, ni Cristiano Ronaldo su corona. Sólo la deuda queda como corolario enmarcando la tristeza del fútbol. Sincera y tristemente casi nada para rescatar.

 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!