Estados Unidos, por el pase a cuartos frente a una sopresa