Llegamos al área a punta de regates y defino con mucha clase, pero el rival se enoja por la jugada y termina yéndose del partido.