El portugués se impuso por 1-2 en la gran final del torneo al Liverpool de Trent Alexander-Arnold gracias a un gol de oro de Raúl Jiménez.