No hay cómo defender el ataque perfecto: salimos desde atrás y con un centro de la muerte logramos abrir el marcador.