No hay ningún rol más divertido que el de daño y no hay nadie mejor para él que Widowmaker, por eso aquí te explicamos cómo sacarle provecho.