¿Se imaginan si el sueco se hubiera quedado en el PSG para jugar con la promesa francesa? Pues quizá estuvieran anotando este tipo de goles.