Horarios

Casillas, Alonso y Mourinho

MADRID, España.- Cambiar de equipo suele ser un evento traumático tanto para el que se marcha como para los compañeros que se quedan. Las ventas, traspasos y retiradas son motivo de lágrimas para los futbolistas, que trabajando día a día y codo con codo desarrollan lazos más allá de la mera relación profesional. No obstante, el roce no siempre hace el cariño, y Xabi Alonso puede ofrecernos un ejemplo paradigmático.

En el pasado mes de agosto, el actual jugador del Bayern de Múnich puso kilómetros de por medio en su relación con el Real Madrid de la forma más limpia posible: con un traspaso. Recién había renovado su contrato con el club madridista hasta 2016 cuando Alonso visitó los despachos del técnico, Carlo Angelotti y del presidente, Florentino Pérez, para anunciar su deseo de partir. "Es el mejor momento para decir adios", comunicó Alonso a los medios en rueda de prensa.

 

Ronaldo no entendía nada. "Es un gran profesional y quiero que se quede con nosotros", afirmó el portugués cuando se debatía su renovación. Para Cristiano, la renovación de Alonso era "un lío del presidente" al que no quiso hacer mención. "Pienso que tiene solución, lo único que no tiene solución es la muerte", insistió el futbolista blanco en declaraciones a EFE.

Sin embargo, estamos seguros de que las recientes declaraciones del guipuzcoano sobre Manuel Neuer han caído como jarro de agua fría sobre el astro portugués. Y sobre Íker Casillas, pero de eso hablaremos enseguida. Según Alonso, que se deshizo en elogios sobre su compañero de equipo Neuer, éste sería un digno merecedor del Balón de Oro, galardón para el que Cristiano es uno de los favoritos.

Pero hay más. "Neuer es, con diferencia, el mejor arquero con el que he jugado", confesó el centrocampista del Bayern. Este ataque a sus ex compañeros camuflado como elogio ha levantado revuelo en los medios, como cabía esperar. ¿Qué pasa con Xabi? ¿Tan mal se llevaban? La respuesta es sí. Quien suscribe no cree en las casualidades, y Xabi Alonso sabe medir bien sus palabras. La frase no es casual. El 'con diferencia', tampoco.

Es sabido que la enemistad entre Alonso y Casillas viene de lejos, tanto que su relación en el Madrid se limitaba a las formalidades del trato respetuoso y a mantener las distancias. Todo empezó con la llegada de José Mourinho como técnico del club. Xabi y su entrenador desarrollaron una afinidad que chocó con Casillas y también con Sergio Ramos. Alonso y Mourinho eran parecidos en forma de ser, estilo de juego e incluso manejo del grupo, predilección que Ramos y Casillas de ninguna manera compartían y que fueron distanciando su relación con Xabi.

 

En definitiva, el que fuera uno de los pilares del Real Madrid, hace meses que está francamente olvidado y en algunos casos odiado. Sergio Ramos aún tuvo a bien despedirle a través de las redes sociales. Casillas ni eso. Tampoco creo que sea necesario. Vivimos en el mundo de lo políticamente correcto, donde todo puede hacerse mal en tanto que no se haga público. Por tanto, al menos Íker es honesto. No se gustaban y fue consecuente. También lo ha sido Xabi. Está en su derecho de opinar que Neuer es el mejor, que es mejor que Casillas. ¿Por qué debería rendirle pleitesía? No nos rasguemos aún las vestiduras.

No obstante, no todo fueron enemistades en su etapa merengue, y ha conservado una muy buena relación con Álvaro Arbeloa, con quien compartió unos días de descanso en Venecia. Sin embargo, ni siquiera los calmados canales venecianos van a traer paz a su guerra fría con el Real Madrid, sobre todo si las partes empiezan a lanzarse dardos envenenados. Aunque, ¿por qué no lanzarlos? Todos somos humanos, hasta los astros del balón.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!
 
[