El galo confía en que los andaluces pueden dar la campanada contra el Barcelona.