El entrenador azulgrana cree que el número de jornadas líderes constata su superioridad