Horarios

BARCELONA, España. - El central belga Thomas Vermaelen sigue sin jugar y sin entrenarse con sus compañeros, tres meses después de su contratación por el FC Barcelona, que pagó al Arsenal 10 millones de euros por cinco años de contrato, otros 5 millones por variables y 3,8 si el equipo gana dos Champions en cinco años.

Vermaelen llegó al Barcelona lesionado después de que participase en el Mundial de Brasil. Aun así, en la presentación del jugador el director técnico, Andoni Zubizarreta, se refirió al central como un jugador "de rendimiento inmediato".

Además de agradecerle que escogiese al Barcelona "porque tenía otras ofertas", Zubizarreta dijo que respondía "al perfil de jugador" que querían.

Un poco más de tres meses después, desde el Barcelona solo aparece información de que el central belga "está haciendo trabajo específico" en el campo de entrenamiento, sin sumarse aún a la rutina de sus compañeros.

Si bien algunas fuentes apuntan a que el debut del jugador está próximo, y que podría ser en el partido de ida de la Copa contra el Huesca, otras son más contundentes, como la expresada ayer desde el canal autonómico 'TV3', desde donde se apuntó que tras la revisión en agosto los médicos aconsejaron que el jugador se operase, a lo que Zubizarreta, siempre según la fuente periodística, se negó y fió todo a un tratamiento conservador y cerró la contratación.

El fichaje de centrales para esta temporada volvió a ser un nuevo episodio de prisas y tensiones en el FC Barcelona. El club catalán cerró un acuerdo con el francés Jeremy Mathieu, por quien acabó pagando la cláusula al Valencia, a pesar de resistirse hasta el último minuto, y contrató a un Vermaelen con un expediente de lesiones importante en el Arsenal.

Después de tres meses de la llegada del belga, el Barça de Luis Enrique no ha definido aún una pareja fija de centrales, ya que todos los disponibles han entrado en rotaciones. Incluso Mathieu ha acabado jugando de lateral izquierdo (contra el Real Madrid), en realidad su posición inicial. De hecho, en el último partido, la dupla en el eje fue la formada por Mascherano-Bartra.

Al margen de la situación de Vermaelen, el Barcelona ha vuelto hoy al campo de entrenamiento, en el que la ausencia de los internacionales es el hecho más destacado, justo cuando Luis Enrique más necesita contar con los suyos para mejorar el rendimiento exhibido hasta entonces.

A pesar de que está segundo en la Liga, a dos puntos del Madrid, y clasificado para los octavos de final de la Liga de Campeones, sin definir aún su posición (primero o segundo), el fútbol que practica el Barcelona no agrada a la afición, y el propio Luis Enrique ha percibido esta preocupación, al asumir que el partido contra el Almería fue el más flojo hasta la fecha.

Cuando se vuelva a poner en marcha nuevamente la Liga, el Barcelona entrará en una espiral de exámenes y exigencias que pondrán en su sitio a los de Luis Enrique.

En el ámbito europeo, tendrá que jugar los dos últimos partido de la liguilla, contra el APOEL de Nicosia (en Chipre) y frente al PSG (Camp Nou), para definir si acaba segundo o le arrebata la primera posición al campeón francés.

En la Liga es donde se encontrará un camino de baches, ya que en pocas semanas se medirá con verdaderos 'huesos', como el Sevilla en el Camp Nou dentro de dos fines de semana, y el Valencia al siguiente en Mestalla. Después de estos dos desafíos, recibirá en el Camp Nou al Espanyol.

Además de definir su posición en Europa e intentar impedir que el Madrid se escape, o incluso volver a coger el liderato que perdió hace unas semanas, el Barça entrará en la Copa del Rey con su doble enfrentamiento contra el Huesca (3 y 16 de diciembre).

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!
 
[