Horarios

La mafia de los córners.

Un escándalo de apuestas ilegales en categorías semi profesionales del fútbol español

MADRID, España.- Un partido modesto en un pueblo valenciano, sin televisación y apenas gente en las tribunas. Pasa poco. No hay jugadas de peligro. De repente, decenas de personas en Asia apuestan por Internet que en ese duelo lejano iban a llover córners. Aciertan. La pelota no deja de irse por la línea de fondo.

Hubo 16 tiros de esquina en el primer tiempo del CD Acero-Orihuela CF, dos clubes de la zona valenciana de la Tercera División española. Mucho dinero corrió el año pasado por esas jugadas que no dejaron huella en el resultado. Pero la acumulación de acciones sospechosas en los campeonatos semiprofesionales españoles las sacó del olvido en momentos en que los tribunales empiezan a llenarse con denuncias sobre el arreglo sistemático de partidos.

La dimensión del escándalo creció ayer a raíz de un reportaje publicado por el diario El Mundo en el que un ex corredor de apuestas reveló que "al menos el 40% de los encuentros de Tercera están amañados". Son muchos partidos: esa división, la cuarta del fútbol español, se disputa en 18 zonas de 20 equipos cada una. "La última fiebre son los córners", dijo la fuente, que habló bajo condición de anonimato. El diario lo presenta como una suerte de arrepentido que ahora trabaja a sueldo de las casas de apuestas para detectar fraudes.

Según su relato, los jugadores se sincronizan para acordar jugadas que puedan pasar inadvertidas. "Dicen: 'Vamos a hacer 12 córners, pero hasta el minuto 15 estamos tranquilos'. Y a partir de entonces empiezan a hacer córners como locos. Si la casa de apuestas parte de que en 90 minutos van a hacer 10 córners y en 15 no hubo ninguno, mueve la línea a 8. Por lo tanto, tú ya puedes apostar a que se van a hacer más de 9, más de 10, más de 11. Un partido de Tercera bien apañado puede dar 50.000 euros".

Los apostadores reciben el dato de los jugadores, apuestan en casas asiáticas donde en general hay menos controles y los límites son más altos, y después reparten parte de las ganancias con los futbolistas, que en su enorme mayoría son amateurs. "En todos los vestuarios se sabe quién juega y quién no", añadió el experto. Y denunció que hay mafias internacionales involucradas. Cada vez más operan con jugadas de fácil ejecución que no influyan en el marcador: córners, tarjetas amarillas, faltas. Las casas de apuestas deportivas online permiten jugar con cualquier lance del partido.

"Si eres central o extremo no hay nada más fácil que forzar un córner. Con una cuenta, en Tercera, puedes ganar con córners en un partido 8000 euros. Si mueves cuatro cuentas, ganas 32.000", relató la fuente de El Mundo. Añadió que el retorno a los jugadores conchabados suele ser del 30%.

El caso de los 16 córners del Acero-Horihuela lo denunció a la Justicia el propio club local. Lo hizo en marzo después de que se encendieran las alarmas en un partido contra el Recambios Colón en el que aparentemente se intentó sobornar por 1000 euros al arquero del equipo para que se dejara hacer un gol. Las denuncias se multiplican. Este fin de semana se viralizó en las redes sociales el gol de un jugador del Marchamalo, zona manchega de Tercera, que parece un homenaje al de Maradona a los ingleses, sólo que los defensores del Toledo B ejecutan una insólita coreografía para evitar quitarle la pelota. Ese tanto fue el 2-0 definitivo, en el minuto 88. También se dio aviso a la Fiscalía. Otro club valenciano, el Benigànim echó este mes y denunció a un arquero y cinco defensores al descubrir unos chats de Whatsapp en los que comentaban ofertas de 700 euros por facilitar goles rivales.

Desde 2015 el arreglo de eventos deportivos -por apuestas o cualquier otro motivo- se considera un delito de corrupción en España castigado con hasta seis años de cárcel.

El escándalo en la Tercera abre otra batalla en la guerra entre la Liga Profesional de Fútbol (LPF), la empresa que gestiona los campeonatos de Primera y Segunda, y la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), responsable de los torneos inferiores. Javier Tebas, presidente de la LPF, acusa al jefe de la RFEF, Ángel María Villa, de "esconder las denuncias y evidencias sobre amaños de partidos" en las competiciones a su cargo.

La Liga contrató a la organización Federbet para vigilar los partidos profesionales y el mercado de apuestas con la intención de detectar en tiempo real sospechas de posibles arreglos. Francesco Baranca, director de Federbet, dice que hoy resulta casi imposible un fraude de apuestas en un encuentro grande del fútbol español. Pero destaca la fragilidad del sistema en Tercera o incluso en el fútbol femenino, foco de un creciente interés apostador.

"Cuando el precio de la apuesta se vuelve loco es posible que haya un tentativo de amaño", explica Baranca. Recuerda un caso de febrero, en un partido entre el Paterna y el Castellón, de la Tercera valenciana, en el que el caudal de apuestas fue 2000 veces mayor al de la media de esa categoría. El análisis -aportado a la Justicia- reveló que decenas de apostadores mostraron una inusual confianza en tres factores: primero que el Paterna no ganaría; después que sería el Castellón el que triunfaría; finalmente que se marcarían tres goles. Se cumplió todo. El gol del triunfo ocurrió en el minuto 89, en una acción polémica de un defensor local.

Baranca explica que se aplicó un algoritmo sobre probabilidad de arreglo y dio que había una opción en 50 millones de millones de que todo hubiese sido casual.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!