¿Por qué no odiar a Suárez?