Horarios

Diego Simeone, Atlético de Madrid

MADRID, España. - Pablo Iglesias es un joven eurodiputado y vocero de multitudes ávidas de cambios, devenido ahora en político de elección en la confusión que rodea a España desde hace un buen tiempo. A causa de los desaciertos de gobernantes, pasados y actuales, que se encargan de mantener vivo el sentimiento de desconfianza generalizada en el país por un manejo erróneo de los códigos que emplean para gobernar, ese desconcierto se ha traducido hoy en dejar ver a Iglesias como la solución a unos tiempos de crisis que tienen en vilo a toda Europa.

En fútbol, con cierta similitud, en el camino no del desconcierto sino de la apatía que por momentos habían sentado en el fútbol español el Barcelona y el Real Madrid, apareció como alternativa al bostezo del juego, la figura de Diego Pablo Simeone y el Atlético de Madrid como alternativa válida a unos años en que el aficionado se había acostumbrado a que las dos grandes entidades españolas se repartieran los campeonatos temporada tras temporada.
 
En comparación con el joven Iglesias, bien valdría aceptar que la empatía de la gente del montón, esos que caminan disconformes en el medio de los gustos y necesitados de cambios, tuviesen inclinación a identificarse con la propuesta de un entrenador que ofrecía ensanchar el abanico de alternativas al poder, es decir a los títulos que siempre se repartían blancos y azulgranas.
 
Así fue que apareció el “Cholo” Simeone y pudo generar el cambio, cuando la necesidad lo exigía desde el hartazgo que, incluso, el negocio del fútbol pedía a voces. En ese cambio ganaron todos y más aún, como podría suceder en la política de España ahora, el Atlético de Madrid se adueñó de la Liga y es ahora parte de un terceto que les tiene como animadores incondicionales desde la asunción del mando del estratega argentino en la institución rojiblanca.
 
Nunca nadie podrá comprender verdaderamente los caprichos de las circunstancias en el arraigo de las mentes humanas, y así como real es el presente del conjunto del Vicente Calderón, también puede ser válida la utopía de ver a Pablo Iglesias acceder a la Moncloa como presidente de gobierno al frente de un partido político llamado justamente “Podemos”.
¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!
 
[