Horarios

Neymar Jr. y Cristiano Ronaldo

Martín Onti: Wilson

MADRID, España.- Wilson. Este fue el nombre que el actor estadounidense Tom Hanks le puso a la pelota de voleibol que le acompañaba durante gran parte de la película ‘Náufrago’. Rescatada de entre los restos del accidente de un avión que le dejaba atrapado en una isla en mitad del océano, la pelota a la que pintó cara e incluso puso pelo, se convertiría así en su única compañía durante más de cuatro años de soledad. 

El balón de fútbol de nuestros días, que bien podría ser ‘Wilson’ por llamarle de alguna manera y compararle con aquella mencionada y triste soledad de la que trataba aquel film de Robert Zemeckis, tiene hoy todo el derecho a sentirse al menos desubicado, a juzgar por cómo lo han tratado y lo tratan algunos equipos de la Liga española.

Es de reconocer, para imponer un escenario adecuado, que hay tres grandes candidatos al título de Campeón esta temporada en España, y a partir de esta premisa, a nadie le puede extrañar que el Real Madrid, el FC Barcelona, y el Atlético de Madrid son los candidatos a los que nos referimos. Y es de lógica también acentuar que con respecto a temporadas anteriores, mucho ha cambiado la relación particular que tenían estos equipos para con Wilson, es decir, para con el trato del balón.

Si con José Mourinho, el Madrid tenía urgencias de contragolpe, la característica de Carlo Ancelotti ahora, les ha llevado a mimar más a Wilson y ser menos profundo a cambio de ese trato más pulido que ahora se intenta demostrar sin renunciar al fin propuesto de sus tres flechas europeas.

Tampoco es de extrañar que la sobre dimensión de cariño con que el Barcelona abrigaba al balón en épocas recientes, se ha visto resquebrajada por la necesidad de resultados que marcaban un antes y un después a la llegada de Luis Enrique Martínez, usando ahora un efectivo contraataque latinoamericano.

 

Menos aún nos sorprende la adaptación inmediata de Diego Pablo Simeone al actualizar su esquema de juego debido a las necesidades que el negocio primordial al que se debe el ‘Aleti’, la compra-venta de futbolistas, le conduce. Jugando ahora, con una disposición opuesta y la incorporación de algunas piezas, a un sistema de adaptación al rival de turno, y por ende, al trato de la pelota.

Los tiempos cambian, y por suerte Wilson no se queja. No le queda más que aceptar el cariño o el desprecio en bien del espectáculo y de los tiempos que corren. La soledad es una condición innegociable que depende de las conveniencias.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!