Horarios

Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Mar.Oct.06 12:00 AM EDT
Mié.Oct.07 12:00 AM EDT
Vie.Oct.09 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Sáb.Nov.07 12:00 AM EST
Foto: Getty Images
MADRID, España.- Lo dejó bien claro Xavi Hernández al finalizar el encuentro entre el Getafe y el FC Barcelona. El resultado del juego, un empate a cero entre madrileños y catalanes, es un mal resultado para el conjunto de Luis Enrique Martínez, por no decir abiertamente y con justificados argumentos que este equipo azulgrana es toda una verdadera caja de Pandora de difícil lectura hasta para su, hasta hoy, entrenador. 
 
Los triunfos y los goles de Messi en los pasados cotejos, en que la actuación del crack argentino disfrazaba la mediocridad del club por excelencia de Catalunya, ya comienzan a no ser suficientes para mantener el interés y la sensación de positivismo que se intenta vender desde la entidad de la Ciudad Condal.
 
De a poco, con sospechoso mutismo y caras largas, los jugadores van demostrando un antagonismo con el estratega asturiano, que en lo que va de la temporada no se ha dignado a mantener un once titular fijo, y ya se sabe, eso, es la base de la desconfianza para un futbolista cuando éstos se percatan de que su técnico, ese al que deben obedecer, no tiene las cosas en claro para conformar una escuadra de cierta credibilidad.
 
No solamente Xavi, en varias ocasiones suplente de lujo en este Barcelona, se manifiesta entre líneas en una postura contradictoria con el trabajo de Luis Enrique, sino que hay varios otros que no alcanzan a mostrar marcado favoritismo hacia el técnico asturiano.
 
La lista podría ser detallada con una vasta mención de nombres y apellidos del primer plantel blaugrana, sin embargo, no hace falta descubrir los mismos sino al centro del problema, que radica en la falta general de confianza que proyecta el conductor en el vestuario.
 
Cuando las cosas se vuelven inmanejables desde el terreno a través de los jugadores, la eficacia del juego se pierde en la quietud de los que dominan el sistema, en la parsimonia de los que están en duda para el entrenador, y en la apatía del resto que nada puede hacer para salir del hueco negro en que la conducta de Luis Enrique Martínez mete al equipo.
 
En la Liga española el Barça ha quedado a cuatro puntos del líder, el Real Madrid, aunque la verdadera distancia entre ellos quede mucho más allá de esas ínfimas unidades que les separan a tenor de lo visto hasta ahora. Por ello no extraña en absoluto la sentencia clara y concisa del capitán Hernández de que se ha dado un evidente paso atrás luego del empate ante el Getafe.
 
 
 
 
 
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!
 
[