Horarios

Martín Onti: Once Metros

BARCELONA, España.- No encuentro cómo explicar, desde la perspectiva del ejecutor, la soledad del momento cúlmine en que se le pega al balón desde el punto del penalti. No existen palabras absolutas para definir esa milésima de instante en que se toma carrerilla para entrarle a la pelota rumbo a la portería de un guardavallas semi-indefenso, quien al menos tiene la compañía de tres postes y una línea de cal como un refugio fantasma en el abismo de lo insondable en que se transforma una falta desde los once metros en el fútbol.

 

Algo de esta razón inexplicable debe apoderarse de Lionel Messi cada vez que se encuentra en esta situación. Visto lo visto, ni siquiera el mejor futbolista de la actualidad tiene escapatoria al calvario mental de tener que pararse frente al balón en el punto fatídico y ser el encargado de transformar un penal a favor de su equipo.

Por lo general, nadie, me atrevo a decir ni siquiera el propio Messi, sabe qué se piensa en el preciso instante de impulsarse hacia la pelota detenida en la mancha blanca de los doce pasos. Ningún ejecutante piensa una vez que inició su camino al encuentro del balón, en ese santiamén, qué sucederá en esas milésimas de segundos que separan al gol del éxito o del fracaso.

En España, faltando aún 9 jornadas por jugarse en esta temporada, el Barcelona ha tenido tantas oportunidades como a pocos otros equipos se les ha brindado en la historia de la Liga española. Son 15 las posibilidades que se les han otorgado al conjunto de Luis Enrique hasta el momento, contra el récord del Betis en la temporada 86/87, lo que nos hace pensar que nada está todavía cerrado de cara a las estadísticas.

 

De los 15 penales concedidos a los azulgranas hasta esta vigésimo novena fecha, siete han sido marrados por su tridente estelar, ocho si se tiene en cuenta el ‘pase’ de Messi a Suárez en el penal de la polémica frente al Celta de Vigo -3 por Messi, 2 por Neymar y otros 2 por Luis Suárez- y la temporada liguera sigue aún su curso.

Messi, tras el penalti parado por Guaita del Getafe, queda igualado a desaciertos con Cristiano Ronaldo en siete por cabeza y queda a sólo uno del más errático de todos, que es Fernando Torres con ocho penales desperdiciados. Con toda una historia particular por desentrañar todavía, la liga española continúa su andadura con esos silencios a cuestas que nadie podrá jamás descifrar desde los once metros.

Martín Onti

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!