Martín Onti: "Melodrama"

MADRID, España.- Es patético, una risa si se pretende quitar presión a una situación que lejos de ser trascendental sólo es preocupante. El Real Madrid no se ha olvidado de jugar su fútbol, ni mucho menos, y aquellos que despotrican contra Carlo Ancelotti, los existencialistas de siempre, continúan sin saber de qué hablan y dejan en claro que de fútbol, no del juego sino del mundo de la pelota, no conocen más que es redonda.

La incidencia de la programación futbolística, acorde a las exigencias puntuales que ha tenido en esta parte de la temporada el conjunto blanco, les ha llevado a cambiar estrategias de preparación, de adaptación a nuevas piezas en un intento de compensar un sistema eficiente debilitado, y a entregar por la obligación que les corresponde como institución líder, resultados que no han coincidido para ahogar el hambre siempre presente de crítica para con los mejores.

Lo cierto de todo esto, en lo puramente racional del problema y analizadas todas las variantes en el equipo de Ancelotti, es, como en muchos casos similares, que las ausencias son significativas y las reparaciones nunca pueden ser tan efectivas en el reacomodo lógico de piezas.

El croata Luka Modric, quien terminó siendo vital en el funcionamiento desde principio de esta temporada; Sergio Ramos, un defensa que es un elemento angular en la idea general del técnico italiano; el colombiano James Rodríguez, que con su lesión sumó un hueco más que comenzaba a llenar el rompecabezas merengue; la responsabilidad asumida con intermitencias por el alemán Toni Kroos y la falta de buenos laderos de compañía para él; más el letargo de Gareth Bale y la desidia en que ha entrado Cristiano Ronaldo en las últimas semanas; han provocado este ‘Melodrama’ repleto de dramatismo con que se encuentra de repente la entidad que preside Florentino Pérez.

Cuando todos estos vectores que apuntan la baja forma del Real Madrid, se superen con victorias, con goles, y ese buen fútbol que es capaz de desarrollar la escuadra de Chamartín, las aguas volverán a su cauce normal y sólo los bocones quedarán flotando con sus pullas en el fango de su propia creación.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!