Horarios

Martín Onti: La soberbia fue un arma letal para el Barcelona ante el Real Madrid

BARCELONA, España.- Todo estuvo preparado en el Camp Nou para un homenaje mayúsculo. Por lo que significaba la despedida de un grande como Johan Cruyff; por el más que posible triunfo sobre el Real Madrid que sepultara en la Liga a los de Zinedine Zidane; por acercarse al récord testimonial de la Juventus de 42 juegos sin ser vencido en Europa; y por callarle la boca a Diego Simeone y a su Atlético de Madrid que se vienen por la Champions League este próximo Martes en este mismo magnífico escenario blaugrana.

Para ser sincero, desde mi humilde perspectiva, absolutamente nada se cumplió, y más aún, esta derrota ante el conjunto merengue sólo sirvió para poner en evidencia dos cosas: Primero, demostrar la comprobada relatividad que encierra este deporte y, segundo, corroborar que la soberbia es un arma letal que en esta ocasión condenó al equipo de Luis Enrique Martínez a ese silencio sin respuestas que entregó el 1-2 final.

 

 

No se pueden buscar explicaciones a este partido que vayan más allá del frío y conciso examen hecho. El Barcelona tuvo todo a su favor, pero, eligió inconscientemente la falta de humildad para decidir su propio destino. Los catalanes tuvieron a los capitalinos para sentencia y les dejaron con vida, y en ello les pudo la traición a sus propios principios.

El Barça entregó el partido en dos jugadas de actitud soberbia en su origen. Una pérdida de balón de Jordi Alba en el medio del campo y un renuncio de Lionel Messi sobre las postrimerías del juego, le permitieron al animal herido que fue el Madrid desde su calentamiento en el Camp Nou, revivir y dar vuelta no sólo el resultado del encuentro sino poner en tela de juicio la mentalidad apática de varios jugadores del que continúa siendo el actual líder del torneo.

 

 

Sí, seguramente ahora vendrán las burdas y acorazadas explicaciones que sólo tienen sentido excusante para el vencido. Hablarán del supuesto penal de Sergio Ramos a Messi; del daño causado por el empate de Karim Benzema; de las posibilidades falladas por los azulgranas ante Keylor Navas; y mucho más bla, bla, bla sin el sentido de la realidad que vimos. 

Pues nada de eso importa ahora, lo único diáfano, claro, objetivo y contundente en el análisis del Barcelona-Real Madrid, es que los de ‘Zizou’ ganaron 2-1 porque las gónadas madrileñas fueron superiores a la soberbia catalana cuando debieron decidir una situación límite, lo demás, lo acaba de borrar la historia hace unos escasos minutos en la portería de Claudio Bravo.

 

También puedes seguirme en Twitter en @Ontifutbol

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!