Horarios

Jue.Ene.27 8:00 PM EST
Jue.Ene.27 9:00 PM EST
Dom.Ene.30 2:30 PM EST
Dom.Ene.30 5:00 PM EST
Dom.Ene.30 7:00 PM EST
Mié.Feb.02 6:30 PM EST
Mié.Feb.02 9:00 PM EST
Mar.Feb.08 2:30 PM EST
Sáb.Feb.12 12:00 PM EST
Dom.Feb.13 8:30 AM EST
Dom.Feb.13 1:30 PM EST
Mié.Feb.16 9:55 PM EST
Sáb.Feb.19 9:30 AM EST
Sáb.Feb.19 12:00 PM EST
Dom.Feb.20 8:30 AM EST
Dom.Feb.20 1:30 PM EST
Vie.Feb.25 2:30 PM EST
Sáb.Feb.26 7:00 AM EST
Sáb.Feb.26 9:30 AM EST
Sáb.Feb.26 7:55 PM EST

Martín Onti: La realidad salarial

Sé muy bien que existirá gente que justifique la exorbitancia del dinero amparados en el fanatismo que provoca el fútbol. Personas que, enceguecidas por el amor a la camiseta de sus divisas, consientan los salarios de los futbolistas en general, y de los técnicos también, en un deporte que cada vez tiene más valores económicos que lúdicos.
 
Una reciente lista dada a conocer por un medio deportivo de España, sobre los sueldos que perciben jugadores del Real Madrid y el Barcelona particularmente, deja al descubierto la ridiculez en que se transforma lo que debiera ser un trabajo normal tornándolo en un placentero y lujurioso pasatiempo.
 
Al ver los números que se manejan en el fútbol español, sucede los mismo con otras ligas alrededor del mundo independientemente de los poderes adquisitivos, mi obtusa mente no deja de preguntarse si estamos en nuestro sano juicio al quedarnos de brazos cruzados y ceder con beneplácito que por pegarle a un balón exista gente que pueda enriquecerse desconsideradamente en pocos años de carrera profesional.
 
Resentimiento desde la pluma, apuntarán algunos, y me hacen pensar por un momento si no están en lo cierto, hasta que el razonamiento lógico me corrobora que mientras un selecto grupo de personas gana sumas millonarias por lo que no debiera, otros, muchos en realidad, apenas si podemos sobrevivir a crisis de marcada consideración en un lugar común, donde los extremos conviven sin remordimientos y en presencia de quienes palpamos a diario la utopía de esos hechos. 
 
Entiéndase bien que no estoy para nada en contra de que un futbolista, dedicado desde pequeño a desarrollar sus condiciones profesionales, pueda cobrar buen dinero por hacer lo que supuestamente hace bien, sin embargo me parece abusivo que, aunque sea el mejor del mundo, Lionel Messi cobre la escalofriante suma de casi 22 millones de euros al año, por nombrar sólo al más representativo de la barbarie. Sea como sea rechazo esa dura y absurda realidad que, consentida desde los despachos del siglo XXI, se empeña en disfrazar a una pelota de fútbol.
 
TAMBIÉN PODRÍAN INTERESARTE:
 
 
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!