Javier Agapito Iglesias, expresidente del club Zaragoza, uno de los implicados en el supuesto amaño de partidos en el fútbol español.

Martín Onti: La mancha imborrable para el fútbol

MADRID, España.- Finalmente la novela va llegando a su fin. Son varios, a esta altura, los partidos en  que entran el amaño de resultados en temporadas pasadas dentro de la Liga de España. Puede que las cifras no queden explícitas en sus verdaderas cantidades, pero lo que sí quedas claro es que las intenciones de conseguir ventajas para ciertos equipos estuvieron amparadas en sumas de dinero manchado por la deshonestidad.

ARTICULO: Javier Aguirre dio su versión sobre los amaños de partidos

En muchos de los casos que han saltado a la vista del conocimiento público, las cuentas bancarias de los implicados les delatan tan abierta y claramente, que de existir una penalización concreta, o justicia merecida por decir algo, Gabi no podría ser hoy capitán del Atlético de Madrid, ni del Tramontana FC si éste existiese… Y eso que sólo nombro a Gabi, uno de los implicados que jugó aquel famoso Zaragoza-Levante de la temporada 2011 en que el conjunto maño, dirigido por el mexicano Javier Aguirre, mantuvo su prístina condición de entidad de Primera División de la Liga de las Estrellas.

GALERÍA: Amaños en el deporte

Pero, repito, no pretendo ir al objetivo económico, a la razón monetaria que justifica el accionar de una persona en búsqueda de una ventaja, sino a la toma de decisiones con las que en silencio, en lo reservado de sus vidas privadas, deben aquellas personas convivir en el día a día hasta el arribo de su propio juicio final.

En el fútbol, se sabe, y bien comprobadamente, que el tema de los amaños de partidos cuando se llega a la definición de una temporada, está latente. Los maletines van y vienen acorde a conveniencias institucionales, políticas, sociales, y personales, y en ésta última hago hincapié, para descalificar a todo aquel que de una u otra manera está inmiscuido en el negocio de pagar o cobrar a cambio de favores que no estén ligados pura y exclusivamente al ‘Fair Play’ y que suele no caer de sus bocas para afuera, pero, que pudren su interior más allá del primer centavo.

Al menos en una acepción personal, cada vez que algo de esto tiene una confirmación de los hechos, nada vuelve a ser lo mismo en relación al nuevo concepto que se tenga sobre esa persona probadamente inculpada en un negocio de esta calaña. A partir de ese preciso momento no hay vuelta atrás y en esto, los japoneses saben un poco de honores decapitados.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!