Un sector de madridistas está inconforme por el hecho de que se este proponiendo a CR7 como un ídolo de más peso que el mítico Raúl.

Martín Ontí: La insolencia blanca

Creer que Cristiano Ronaldo puede ser considerado el buque insignia del ‘madridismo’ por sobre la figura inconmensurable de Raúl González Blanco, es una de las mayores barbaridades que deberían ser consideradas siquiera para una simple y amarillista encuesta de idolatría merengue. Que se intente comparar al atacante portugués con uno de los íconos más sagrados del conjunto blanco, quizás sólo por debajo de Don Alfredo Di Stéfano en mi concepto personal, es una absoluta falta de respeto para la entidad que preside hoy Florentino Pérez.

Sólo el atrevimiento insolente, e indolente, de algunas personas podría poner en tela de juicio la importancia, más allá de los goles, de uno y otro para el Real Madrid y la solemnidad de su rica historia. Desde el pensamiento general de lo que representan, aún en tiempo presente, Raúl y Cristiano Ronaldo para el fútbol mundial y del Real Madrid, se torna inadmisible aceptar un similar grado de protagonismo vistiendo la casaca blanca.

El desafío que impuso el portugués, desde la egocéntrica osadía de hacerse con la playera número 7, no puede ser tenida en cuenta para aventurar similitudes, y pensar que el de Madeira es más representativo para la historia del Madrid que el verdadero dueño de esa camiseta.

Tan urgido de apuros glamorosos se encuentra una fracción de la institución de Chamartín, que lastimosos en su frágil memoria enarbolan el nombre de un muy buen jugador de fútbol, de un atleta de élite, de una gran goleador empujado desde su hambre de conquistador de récords, para mantener una vigencia competitiva que no alcanza para tamaña insolencia.

En el Real Madrid, diga lo que se diga hasta nuestros días y bajo cualquier proclama, la gloria tuvo, y tiene, una atalaya indestructible entre los futbolistas que pasaron por la entidad merengue, y en ella están petrificadas las poltronas de ídolos como Alfredo Di Stéfano, en la de mayor reconocimiento seguida a poca distancia por la de Raúl González… El resto, cabalgará eternamente en una plataforma de merecido e inalterable nivel inferior.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!