Horarios

La pelota y la pluma recuperarían todo aquello que parece perderse en la falta de valor del juego e intención comercial del lenguaje. (Foto: AP)

Martín Onti: La filosofía y el fútbol

Friedrich Nietzsche fue un célebre pensador alemán, tan reconocido en el campo de la filosofía como para llevarlo al extremo de ser considerado uno de los personajes con mayor influencia en el mundo contemporáneo. Sus frases, escritos y ejemplos quedan para una posteridad no sólo reflejada en el entorno de la filología, la poesía y la música.
Una de sus mejores cortos y sarcásticos mensajes filosóficos dice: "Y aquellos que fueron vistos danzando, fueron vistos como locos por aquellos que no podían escuchar la música", una consigna muy particular que encierra perspectivas y maneras de entender las cosas dependiendo del prisma con que se la vea.
 
No es que coincida absolutamente con Jorge Valdano cuando habla de fútbol, sin embargo debo aceptar que muchas veces detrás de las palabras del agudo escritor que lleva dentro el ex casi todo del Real Madrid, existen verdades que se acercan mucho a la intención de relacionar la filosofía y el fútbol sin distinción de finalidades, dependiendo de las profundidades a que se quiera llegar.

Muchas veces, Valdano habla del juego y de sus protagonistas desde una posición subjetiva, tanto como el juego lo permite y la vida lo avala. Decide tanto que Lionel Messi morirá futbolísticamente del alma primero, porque esta gobierna al cerebro y este al físico, como que los diagramas y planteos estratégicos dependen del estado en que los astros se ubiquen tal o cual día.
 
Vistos los puntos, entre las sutilezas que admite el fútbol, debería acceder a tener puntos referenciales en común con el escritor argentino y concordar que los mismos también se pueden tener en cuenta para comprender que hoy, en España, el balón sea tan maltratado desde las tribunas de los medios de comunicación en esa insistencia de hablar por hablar, por el mero detalle de ganar en el rating a la casa de enfrente utilizando el amarillismo en el display principal.
 
A lo mejor, si dejamos que el fútbol sea un deporte y la palabra buena filosofía, ambas disciplinas se verían beneficiadas. La pelota y la pluma recuperarían todo aquello que parece perderse en la falta de valor del juego y la intención comercial del lenguaje, a menos que se intente continuar danzando a sabiendas de que la música no suena.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!