Horarios

Martín Onti: La esencia del potrero

BARCELONA, España.- Unos niños juegan un partidillo en el potrero, allí donde en Argentina las condiciones futbolísticas se desarrollan de la mano de la picardía. El resultado está igualado por la similitud en la calidad de esos chavales y nada de lo estratégico-táctico sobra para desequilibrar al adversario. La técnica individual es la que puede inclinar la balanza para uno u otro bando, pero, la fiereza del juego no permite que ésta triunfe si forzosamente no viene acompañada de esa astucia innata en ese país.

Allí, en ese medio creció en su niñez Lionel Messi, en esa Rosario natal donde Jorge Horacio Messi, su padre, fue el cabeza de familia encargado de mantener a la prole y tomar decisiones que dieron con el probablemente mejor jugador de fútbol del mundo en la actualidad, en Barcelona.

En el potrero argentino casi nunca triunfa la inocencia, la candidez, y la honradez del futbolista. Si todas las destrezas de un jugador no contienen una pizca de travesura, aunque sea en el más ínfimo grado, el fracaso de ese niño está asegurado, y así, en ese ambiente, Lionel Messi debió aprender de granujerías para sobrevivir a sus carencias físicas y emocionales.

 

Simple descripción que pinta de cuerpo entero al jugador argentino que busca triunfar en el difícil mundo del fútbol. Messi no ha sido una excepción, y atenerse a esa primaria esencia del potrero le ha premiado con creces en su carrera deportiva.

Hasta aquí, y con el fútbol como excusa, nada se saldría de la normalidad que el juego permite. Sin embargo, la vida paralela al deporte deja de ser una diversión consensuada cuando la naturaleza de lo permisible se mezcla con la avaricia económica, con esos manejos del dinero que se prestan a un engaño que Messi hijo dudosamente desconocía de Messi padre y sus asesores.

Los detalles del caso en el que se acusa al ‘Clan Messi’ de evasión impositiva en España, no conducen a otra alternativa que no sea la culpabilidad de quienes integran dicho grupo, y en el mismo, el nombre del ganador de cinco premios FIFA Balón de Oro está implícito como parte de un todo que probadamente ha cometido un delito.

Si la realidad se tergiversa, no sería culpa de la verdadera esencia sino de quienes manipulan las reglas para que esta quede desvirtuada, a menos que las normas se rijan por las que un potrero admita y donde el más pícaro seguirá triunfando.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!