Horarios

El chileno asumió el costo de su movimiento, y con valentía meritoria, hacer las maletas y continuar su carrera en el Man. City.

Martín Onti: La bravura de Claudio Bravo

MADRID, España.- Es verdad que las expectativas de la vida general de un ser humano en la actualidad, van mucho más allá de la que en tiempos pasados era de esperar. Ya las profesiones se estiran en el tiempo a edades que antes tenían una caducidad tempranera para poder ejercer un trabajo con efectividad.
Tema aparte es eso de la longevidad de las personas, pero, que traigo a colación para justificar la bravura espiritual del portero chileno Claudio Bravo, quien a sus 33 años decide un cambio trascendental en su carrera deportiva y toma la valiente decisión de mudarse a Manchester para ponerse a las ordenes de Josep Guardiola en una apuesta que vista en sus aristas menos ostensibles, no deja de ser una jugada de riesgo.
 
Es cierto que las circunstancias que han rodeado la estancia triunfal de Bravo en Barça han tenido un estrés particular, devenido de la férrea competencia con el alemán Marc-André ter Stegen por adueñarse en exclusiva de la portería azulgrana, sin embargo, también es una realidad que la resolución final del guardameta chileno ha debido tener mucho de entereza humana y valor personal.
 
Claudio Bravo ha dejado de ser portero del Barcelona. Uno lee y corrobora las noticias del alejamiento definitivo del "13" culé y no puede más que preguntarse el porqué de esa sensación de extrañeza que se siente al saber que alguien que ha hecho muy bien las tareas debe abandonar su trabajo, su club en este caso. Y es así que nos encontramos con respuestas contradictorias que nos dejan pensando en incomprensiones y desacuerdos que nacen de las incompatibilidades que la vida siempre ha generado entre los estados de la gente.
 
La famosa expresión "dos gallos en un mismo gallinero", pinta entera y perfectamente esta particular situación donde dos buenas personas, como son Bravo y Ter Stegen, que no podían repartir una lonja territorial de poder como la portería del Barcelona y donde uno debía dar un paso al costado que le permitiera al otro ser quien se adueñara de la titularidad incuestionable de la portería blaugrana.
 
Bravo debió, por un cúmulo de circunstancias, asumir el costo del movimiento y con valentía meritoria hacer las maletas y continuar su carrera en el Manchester City de Inglaterra. Ter Stegen continuará en el Barcelona, luego el tiempo dará su veredicto final.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!