Horarios

Martín Onti: Herr Toni Kroos y la abuelita

MADRID, España.- Dueño de esa típica pose alemana, mezcla de calma y soberbia, se pasea bajo el sol de Madrid el germano Toni Kroos. No hace falta ni siquiera preguntarle al ex del Bayern de Múnich cómo se siente en la capital española tras dejar la Bavaria teutona, porque con verle su sonrisa dibujada todo el tiempo en su rostro es suficiente. 
 
Cansino en su imagen física, demuestra más rapidez en el traslado del balón que con sus piernas en movimiento, o debería decir de su cerebro que piensa a una velocidad más cercana al recorrido de la pelota en solitario con sus milimétricos pases, que al cubrir distancia en el terreno de juego recorriéndolo con la playera número 8 del Real Madrid.
 
También leo sus comentarios acerca de lo que sucede en el interior del vestuario blanco, y deberán perdonarme, pero, no le creo mucho a sus aseveraciones de que en la entidad que preside Florentino Pérez no existe el divismo entre sus compañeros. No, en absoluto Herr Kroos. Un equipo que ha venido demostrando supremacía con su fútbol no puede decaer en la manera que lo ha hecho el conjunto de Carlo Ancelotti en tan corto tiempo, sino se le endilga a esa dejadez futbolística algo de falta de creída actitud y una sobredosis de marcado egoísmo.
 
Conjuntado los vectores al divismo negado por el internacional germano, se llega rápidamente al centro del problema que hoy aqueja al Madrid. Más aún si se le quiere agregar a esto una falta de ambición, producto de todos los recientes y ya pasados logros obtenidos, uno llega por vía directa a descubrir el principal inconveniente de la escuadra de Ancelotti.
 
Por fortuna para el actual Campeón de Europa, aún se está a tiempo de recuperar la humildad y el nivel futbolístico que no hace mucho tiempo le había dado una buena diferencia estadística en la liga española, marcado paso firme en Champions League y distancia insalvable, a priori, con su enemigo ancestral, ese mismo que ahora con Lionel Messi a la cabeza ya se encuentra pisándole los talones a un solo escaso punto de distancia en la Liga de las Estrellas.
 
La recuperación no admite más fábulas como la de Toni Kroos. El Madrid debe volver a ser el equipo de principio de temporada antes de que el Lobo Feroz se termine comiendo a Caperucita Roja también.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!