Horarios

Sáb.Ene.16 5:00 PM EST
Martín Onti: Explicaciones a la lógica

Martín Onti: Explicaciones a la lógica

MADRID, España.- Es evidente que por más que alguien exteriorice sus deseos personales, si la lógica no está de su parte, ya puede rezarnos en arameo para hacernos creer en ese algo que no logrará su propósito. Dice ahora Cristiano Ronaldo, a la firma de un nuevo millonario contrato que lo mantendrá unido al Real Madrid hasta sus 36 años, que luego firmará otro hasta los 41.

Bien, de acuerdo a lo dicho, una cosa es el deseo y otra, muy distinta, es la realidad de los fundamentos que todo aquel aficionado al fútbol puede ya avizorar desde hace, por lo menos, un par de meses atrás. CR7, comparado con aquel de un par de temporadas, no es el mismo goleador-atleta letal que sus tiempos de juventud le permitían demostrar casi a su antojo semana tras semana.

Esto es lo que nunca ha querido comprender el atacante portugués en su enconada lucha por ser el mejor futbolista cuando comparado al argentino Lionel Messi. Si los argumentos expuestos en varios artículos anteriores, en los que se dejaban claras las diferencias básicas que en el mero concepto de este juego le dan al azulgrana su condición de mejor jugador de fútbol del mundo, hoy, más aun, vuelve a quedar evidenciada esa inquebrantable disparidad de esencia que difiere entre uno y otro.

Desde el inicio de la temporada, y acudamos a la hemeroteca del fútbol como prueba irrefutable para no equivocarnos, aquellas condiciones que ostentaban ambos para luchar por ser el indiscutido líder en esta desigual guerra, comienzan a marcarse con los 31 años de Cristiano Ronaldo y con los 29 de Lionel Messi.

Mientras la aptitud física del atacante del Real Madrid -la base de su fantástico éxito- inicia una inexorable cuesta abajo producto de la edad, la sabiduría del juego, el fuerte del argentino, llega a una meseta de exposición que nos permite adularle partido tras partido.

Cristiano Ronaldo no es el mismo ariete mortífero de otrora. No muestra ya esa contundencia incontestable de temporadas pasadas, y no podemos mentir diciendo que haya sido alguna vez un exquisito futbolista si no nos basamos en sus goles. Desde la Eurocopa en Francia, a pesar del campeonato conseguido por Portugal, el luso no ha convencido con sus prestaciones, ha priorizado su egocentrismo, y ha hecho valer sus antiguos logros, con la ayuda de cierta franja partidista del periodismo, para aspirar a la engañosa gloria de un nuevo Balón de Oro.

Lionel Messi, por otra parte, ha sabido aprovechar sus innatas cualidades y ha mejorado su juego desde la perspectiva del equipo sin abandonar su condición de goleador. Ha crecido con la edad al punto de transformarse en un futbolista más completo, solidario y altruista. Sin el ‘vedetismo’ célebre, como pantalla de su crecimiento personal, va convirtiéndose, camino a la adultez que un día le pasará la factura final, en un excelente jugador de fútbol para que la historia le siente junto a los ya consagrados Di Stéfano, Cruyff, Pelé y Maradona.

Sígueme en Twitter en @Ontifutbol

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!