Horarios

Dom.Sep.26 1:30 PM EDT
Dom.Sep.26 11:30 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT
Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT

Martín Onti: Entre nubes y claros

MADRID.- Iniciado el Mundial de Clubes en Japón se acerca el debut para el Barcelona, y cuando uno se pone a pensar en ello, y por ende en el equipo en sí con Luis Enrique a la cabeza, se pregunta cuál es el verdadero Barça, si el que ignora su techo futbolístico o el que desconoce su fracaso anímico. 

Nadie duda, ni siquiera la vanidad egocéntrica de sus otras grandes figuras, en aceptar que el equipo catalán gira en torno a Lionel Messi, pues el día que ello ocurra esta entidad habrá terminado este ciclo brillante. La inteligencia de los componentes de la plantilla, del cuerpo técnico, de los directivos, y de todo el grupo humano que conforma el FC Barcelona tiene la convicción de venerar al argentino como la piedra basal del éxito a sabiendas que el día que eso no  sea así, irremediablemente se habrá acabado esta soñada época de gloria.

 

Cuando todo coincide, acorde a esta teoría, el cielo despejado permanece en el horizonte blaugrana y la dicha es una continua alegría para ellos, aún a conciencia que habrá partidos en que Messi volverá a esconderse en la opacidad de su cueva con el rostro inexpresivo en señal de que ‘esto es lo que hay’ y como adueñándose del permiso que tácitamente se le otorga indefinida y eternamente, por ahora, en el Camp Nou.

El problema aparecerá cuando regresen las nubes del pasado reciente y vuelva a suceder lo que nadie desea en Can Barça. Que la extensión en el tiempo sea una copia de lo ya acontecido en las temporadas en que el FIFA Balón de Oro le fue esquivo a Messi por sus continuas ausencias de los terrenos de juego, por más que haya estado presente físicamente y vistiendo su acostumbrado uniforme azulgrana.

Desde su regreso, tras la prolongada lesión frente a Las Palmas en partido de liga, Lionel Messi ha demostrado sólo a cuenta gotas su indudable talento. El Barcelona desde entonces, ha debido confiar en la madurez de Neymar, en la rehabilitación futbolística de Andrés Iniesta, en el acierto goleador de Luis Suárez -sin negar que el uruguayo ha crecido en su gestión de juego- en la estoicidad de Sergi Busquets, y en la buena y confiable labor de Claudio Bravo. El resto ha sido un galimatías de buenos y malos partidos.

En este equipo base se ha sustentado el Barcelona para llegar a esta altura de la temporada con el fin de cumplir la mayor cantidad de objetivos, que se nos ocurre comienza para ellos con el próximo Mundial de Clubes, a año vencido; y prosigue con la Liga; la Copa del Rey; y la Champions League; contando que para ello es necesario bendecir los claros alejando las nubes que significan el soponcio mental en el que suele extraviarse Lionel Messi.

Te invito a seguirme en Twitter @Ontifutbol

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR
Martín Onti: "La irrespetuosidad"
Martín Onti: Así se entiende mejor
Martín Onti: El samurai

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!