Horarios

Martín Onti: "El Pizzero Rexach"

BARCELONA, España.- Tiró el estiércol al aire y encendió el ventilador a toda pastilla. Algo así, en lo informal del argot callejero, se podría decir de las declaraciones de Carles ‘Charly’ Rexach, quien actualmente integra esa multidisciplinaria comisión que el FC Barcelona ha destinado para conducir una parcela de la entidad catalana, que anteriormente sólo la llevaba el ya ex Director Deportivo Andoni Zubizarretta.

Cuando con cierta displicencia remarcó a un medio de prensa que el curso pasado Lionel Messi había comido pizza en exceso, quiso referirse a la libertad, o libertinaje, de que gozaba el crack argentino la pasada temporada en cuanto a la falta de respeto que ‘La Pulga’ profesaba a su régimen alimenticio, un plan que, aparentemente, pocas veces cumplía acorde a los mandatos de la institución blaugrana.

Conocedor privilegiado de cada hecho que sucede en Can Barça, Rexach trató de matizar una excusa justificativa del buen trabajo, o al menos muy mejorado en este ejercicio, que viene desarrollando Messi ahora y que haciendo hincapié en la palabras del ex jugador y ex técnico culé, no está tan alejado del resultado que todos pudimos observar en el rendimiento del ‘10’ del Barcelona las pasadas dos temporadas.

Ahora, los bemoles de culpabilidad sobre aquellas nefastas condiciones físicas que por momentos mostraba Messi, y por ende el muy bajo rendimiento futbolístico que un jugador de su nivel debería promediar, exponen a todo un cuerpo técnico, y si se quiere directivo, como directos responsables, amén del propio futbolista, de unos de los peores años que quien había conseguido cuatro FIFA Balón de Oro consecutivamente.

La superación que ha mostrado Lionel Messi desde el inicio de este año, es sorprendente en muchos aspectos, no sólo en el futbolístico, y en ello me atrevo a adjudicar muchísima razón a un hombre que conoce al dedillo los secretos de ese vestuario, y que, además, tiene el valor de ratificarse y confirmar que el exceso del manjar italiano, con todo lo que esto traía a cuesta, ha venido a ser una verdad tan grande como una Catedral.

Con esto queda claro que aquellos ‘permisivos’ que quieran ofenderse deberán entender, con los resultados a la vista, que Carles Rexach conoce al menos algo de arte culinario, más no sea que la gula es un poco más que el tercero de los pecados capitales.

Te invito a seguirme en Twitter @Ontifutbol

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!