Horarios

Martín Onti: El fin de la empatía entre Neymar y el Barcelona

BARCELONA, España.- Si consideramos que la empatía entre personas, en su más aprobada concepción, consiste en ser capaz de ponerse en la situación de los demás, debemos también aceptar que las amistades culminan cuando una de las partes elige un camino diferente y el límite aceptado se trasvasa por incompatibilidad de hechos. Sucede esto cuando se llega a un punto en que la continuidad de una relación queda en territorio incomprendido, siquiera para los integrantes de tal o cual grupo humano.

No hace mucho el tridente atacante del Barcelona integrado por Neymar Jr., Luis Suárez y Lionel Messi, era un perfecto e infranqueable trío futbolístico, tan fuerte y sólido como la figura geométrica que un triángulo es. Sin embargo, las circunstancias particulares tienden a provocar cambios en lo general que deben ser tenidos en cuenta para admitir comprensiblemente el final de algunos ciclos.

Varios son los toques de atención a los que se podría hacer referencia para fundamentar una teoría que va ganando la calle y poder justificar una salida elegante con un tema que poco a poco ha ido preocupando a toda la parroquia azulgrana: La posible venta de Neymar.

El delantero brasileño, asociado de manera granítica a Suárez y Messi tanto futbolística como amistosamente, ha ido desengañando a algunos pares dentro de la entidad catalana y su particular comportamiento –exposición mediática inapropiada, viajes improcedentes, conducta repudiable dentro del campo de juego y mala relación con algunos compañeros- ha provocado un casi imperceptible distanciamiento en el seno del club que ha llevado a pensar en una solución que sea de conveniencia económica del Barcelona y, fundamentalmente, del interés del jugador paulista.

Para llegar a una conclusión de utilidad y provecho sin daños colaterales para nadie, hasta donde se pueda impedirlos, la entidad presidida por Josep Maria Bartomeu debería tomar una decisión mezcla de inteligencia funcional y emocional en la que, personalmente pienso, el Barça saldría mejor parado.

No veo, muy a pesar de las opiniones que le ven como a un jugador absolutamente desequilibrante, que Neymar vaya a tener la proyección que su inversión reportó y reporta, por lo tanto este es el tiempo indicado para partir aguas en paz y aprovechar el auge engañoso de un mercado que vive de un marketing repleto de intereses negociantes.

También puedes seguirme en Twitter (@Ontifutbol)

 

 

 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!