Horarios

Sáb.Ene.16 5:00 PM EST

Martín Onti: Dios y vergüenza

BARCELONA, España.- Debe ser que para un sinfín de gente es muy importante estar amparado por la religión, o lo que es lo mismo por los emisarios de dios en la faz de la tierra. En ello también se aboga el Barcelona camino a las urnas en las que se decidirá el futuro de una entidad que, con la obtención del triplete en la reciente temporada, ha pasado a ser un negocio apetecible para quienes dispongan del poder de dirigir sus inversiones desde el sillón presidencial.
 
En lucha encarnizada para lograr tal objetivo, cualquier método puede ser considerado admisible a ojos de los interesados, más si el voto de la Santa Iglesia se acerca a uno u otro mandatario que, creyente o no, sólo tiene que especular, bien pensadamente, que algunos feligreses sumarán a favor de ellos.
 
Josep Bartomeu, el último presidente que renunció estratégicamente a su cargo para abocarse a la continuidad de su gobierno en azulgrana, parece haber dado el paso más beneficioso y lucrativo eligiendo a Sor Lucía Caram, , una monja argentina de reconocidos tintes mediáticos, dominica del convento de Santa Clara de Manresa, que aprendió catalán para incorporarse al exigente medio de la región, y poder así contar con el apoyo incondicional de dios de cara a poder sentarse en el sillón más deseado del club Campeón de España y Europa.
 
Esto no significa que los otros candidatos como Joan Laporta, Toni Freixa, y Agustí Benedito, no hayan tenido en cuenta semejante y vergonzoso ventajismo, sino que, por el contrario, habla de la premura en la elección por parte de Bartomeu del mejor representante comercial del cielo que Cataluña tenía en oferta… algo así como la compra por adelantado del turco Arda Turan al Atlético de Madrid sin importar que el futbolista otomano se pase media temporada sin jugar.
 
Los medios utilizados en búsqueda de un cierto fin podrían justificarse desde ópticas personales, pero no sin estar éstos aceptados por dios, como en el caso de Josep Bartomeu, a quien poco le importa que el representante divino más directo que duerme en el Vaticano tenga a su compatriota, Sor Lucía Caram, en la negra lista de pecadores.
 

Te invito a seguirme en Twitter @Ontifutbol

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!