Horarios

Martín Onti: Diego "Salvador" Simeone

MADRID, España.- No existe duda alguna en mi concepción personal, sobre la aparición de ese balón tirado al campo de juego al filo de la primera parte en el Vicente Calderón. En un contraataque del Málaga, el atacante Ricardo Horta conducía el esférico por la banda izquierda, cuando desde las cercanías de la zona técnica del conjunto local aparece, de la nada, una pelota arrojada al terreno para interrumpir el avance del conjunto andaluz que podría haber significado un hipotético gol en la portería de Jan Oblak y complicar así el posterior triunfo, por la mínima diferencia, del Atlético de Madrid ante la escuadra de Javi Gracia.

Ahí nada más, llegado el descanso, el árbitro Mateu Lahoz ante la imposibilidad de saber a ciencia cierta quién lo había impulsado desde el banquillo colchonero decide, reglamento en mano, expulsar al técnico Diego Pablo Simeone y dar por zanjada la infracción, por llamarle de alguna manera educada al desliz del cuerpo técnico rojiblanco.

Antes, incluso que se iniciara la segunda parte, la memoria me trasladó a épocas pasadas cuando bajo las órdenes de su antiguo maestro, Carlos Salvador Bilardo el "Cholo" Simeone jugando para la Selección de Argentina y el Sevilla aquí en España, ejecutara sobre el césped los preceptos "futbolísticos" del "Narigón". Varios fueron los recuerdos y acciones que provocaron en mi mente recordar aquellos viejos tiempos con este triste presente.

Con el deber de analizar la "falta", reconocida además por el técnico argentino del "Aleti", uno puede y debe hacerla desde perspectivas diferenciadas entre lo latente y lo patente, entre lo legal y lo ético y, fundamentalmente, entre lo que se debe y lo que no.

En uno de los videos que están dando vueltas por las redes de este alcahuete nuevo mundo cibernético, parece ser obvio que es el propio Diego Simeone, quien ordena al chico, cercano al banco, tirar el balón al campo a sabiendas de lo que se hacía, sin embargo y con la picardía que el fútbol rioplatense enseña a revalidar como una asignatura innata para recibirse de futbolista, "Don Cholo" hace público lo que a continuación podría aparecer en los medios para sentenciar su honor y a sabiendas de que desde sus manos no partió la prueba del delito, se declara culpable en nombre de las circunstancias.

Así en la vida como en el fútbol, o viceversa, se actúa. Porque sinceramente ya todo parece dar lo mismo cuando de ganar, o no perder, se trata, en este mundo de urgencias triunfalistas.

 

 

 

 

 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!