Horarios

Sáb.Oct.23 9:30 PM EDT
Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT
Sáb.Nov.06 12:00 AM EDT
Dom.Nov.07 1:30 PM EST
Dom.Nov.21 1:30 PM EST

Martín Onti: "Cuando de política se trata"

MADRID, España.- Es absolutamente entendible que los dirigentes deben ser parte de una institución, un apéndice importante para el funcionamiento de una entidad en el todo de la misma, sus opiniones son siempre escuchadas, bienvenidas y contempladas para el bien del club, pero, de allí a tener que obedecer ciegamente con la espada de Damócles pendiendo para caer sobre el cuello de los entrenadores de no acatar los caprichos, media toda una distancia incomprensible entre despachos, cuerpo técnico, y resultados.

 

Algo de esto le está sucediendo a la escuadra de Chamartín desde hace un buen tiempo, y poca gente es extraña a esta más que suposición que ha sumido al conjunto de Rafael Benítez en un laberinto indescifrable que termina eclosionando contra el Barcelona en el mismísimo estadio Santiago Bernabéu.

Durante la semana, las declaraciones del estratega blanco ya hacían prever las consecuencias que pinta de cuerpo entero este humillante 4-0 ante los de Luis Enrique, que aún sin jugar muy bien fueron categóricos y letales en el encuentro.

 

El rumor nunca llega en soledad y ya conocedor de los mismos, Benítez mandó en los días previos al clásico un discurso y ejecutó el opuesto para no contradecir los deseos de Florentino Pérez, quien había manifestado someramente a los cuatro vientos sus conveniencias al dejar caer la posibilidad de un once ideal para enfrentar al equipo culé.

El trabajo, ya se sabe, debe ser entregado a gusto de quien paga, y en el Real Madrid quien manda en cada rincón del club es su presidente. Los caprichos de nombres sobre estrategia pudieron más y el lapidario resultado, que bien podría haber sido mayor, separa ahora las aguas de una convulsa situación que tendrá su continuidad a partir de esta dolorosa derrota ante el enemigo más encarnizado.

Por si todo esto en el aspecto deportivo fuese poco, que evidentemente no lo es, en el palco de honor del cada vez más politizado Bernabéu el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, sentado al lado del Señor Pérez, fue mudo testigo en la capital del reino del abrumador triunfo del independentismo catalán sobre la soberanía española... aunque debería decir sobre la soberbia española.

Martín Onti

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

FOTOS: Las acciones del encuentro entre Barcelona y Real Madrid

Barcelona humilla a un decepcionante Real Madrid

Iniesta destacó la labor del Barcelona ante Real Madrid

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!