Horarios

Para las lesiones que aquejan a los dos mejores futbolistas del planeta se requiere descanso a unos cuerpos que ya no perdonan la ambición y exigencia desmedida.

Martín Onti: CR7 y Messi ya no admiten extremas cargas físicas

MADRID, España.- La lesión que ha sufrido Cristiano Ronaldo, de la cual está recuperándose aún, es una degeneración de las microfibras del tendón de su rodilla que tiene como principal reto conseguir una recuperación rápida y sin secuelas para el deportista. La "Tendinosis", también llamada tendinitis, es una inflamación de un tendón que al no haber sido tratada correctamente en su momento se ha ido convirtiendo en crónica con el paso del tiempo, lo que ha dificultado más aún la rehabilitación del futbolista. El tratamiento para la lesión que sufrió CR7 en su rodilla es trabajo físico y, a la vez, un reposo proporcional a sus condiciones atléticas.
La lesión de Lionel Messi, en cambio, se trata de una "Pubalgia", u osteopatía de pubis, la cual no es una lesión cualquiera. Esta dolencia es una de las más complicadas de tratar. La particularidad del daño radica en que muchas veces la recuperación de esta lesión no pasa por el tiempo de descanso del afectado sino del diagnóstico apropiado para sanar el mal. Gonzalo Higuaín, Xabi Alonso y su compañero de club, Sergio Busquets, pasaron por la misma encrucijada y el resultado necesitó de distintas intervenciones quirúrgicas para los exmerengues y un sano juicio de control vacacional para el mediocentro azulgrana.

Puestas en perspectivas las lesiones que aquejan a los dos mejores futbolistas del planeta en la actualidad, la conclusión pasa por diferentes consideraciones terapéuticas y la difícil lucha de superar un compartido denominador común que les relaciona al margen del fútbol.
 
Si bien el portugués ya se encuentra, tras su exitosa Eurocopa en Francia donde fue campeón con su país, en la recta final de su ansiada recuperación, el retorno al manejo del balón en las prácticas del Real Madrid dan a entender que su vuelta a los campos de juego es inminente.
 
Por su parte, el argentino comienza ahora, tras agravarse su condición ante Uruguay en las eliminatorias sudamericanas, una etapa de cura que contempla el descanso y el intenso trabajo de fisioterapia en la zona afectada, con un entrenamiento diferenciado y a la espera de su respuesta física.
 
La más endémica de las coincidencias que ambos comparten, las ganas de jugar siempre y cada minuto posible, podría significarles sin embargo el acercamiento al final de sus carreras deportivas sin ellos habérselo propuesto. Rondando los 30 años, Cristiano de 31 y Messi de 29, ya no admiten extremas cargas físicas sin el apropiado descanso a unos cuerpos que ya no perdonan la ambición y exigencia desmedida con que sus egos les embarcan temporada tras temporada por ser, sólo uno de ellos, el mejor del mundo.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!