Horarios

Martín Onti: "Alavesazo" en el Camp Nou

MADRID, España.- Hay situaciones en la vida, un partido de fútbol en este caso, que invitan a reflexiones esenciales. El Alavés, debería decir el laborioso equipo vitoriano que entrena en su regreso a la máxima división de la Liga de España el argentino Mauricio Pellegrino, venció justificadamente al poderoso Barcelona de Luis Enrique en su propia casa, allí en el mismísimo Camp Nou, en el corazón del Barrio de las Corts Catalanas, haciéndole morder el polvo amargo e inesperado de la derrota.

¡ASÍ FUE LA DERROTA DEL BARCELONA ANTE EL ALAVÉS!

Nadie puede jactarse de esta nueva muestra de falta de humildad en un conjunto de fútbol, menos este Barcelona que ya ha incursionado en varias oportunidades en indolencias como esta, ni tampoco otros equipos que se precien de no haber cometido el mismo error… Les traigo a colación este artículo recordando aquella espantosa caída del Real Madrid ante un segunda como el Alcorcón, cuando en octubre del 2009 les eliminó de la Copa del Rey y los merengues eran dirigidos por el chileno Manuel Pellegrini.

Siempre existen motivos de justificada razón cuando llegamos a situaciones como la vivida en el Camp Nou. Es fácil detectar causas que conducen a la enumeración de los argumentos que, uno cree, propiciaron algo similar a una debacle, o al menos a lo que debería ser tenido en cuenta para entender el porqué de lo sucedido en el terreno de juego.

A partir de comprender que con estadísticas en mano, el Alavés no podría haber vencido jamás en una ‘situación normal’ al Barça, y esto no significa que busque delinquir moralmente contra los de la capital del País Vasco, existen una serie de hechos que el técnico azulgrana debería sopesar para recomponer un vestuario con falta de modestia.

Las risas y notoria falta de concentración que se notaba en los futbolistas culés en la antesala al encuentro, como si este fuese a ser de mero trámite para cosechar 3 puntos más; la presunción de que con una alineación llena de suplentes le daría el triunfo por la ‘camiseta’ a la escuadra blaugrana; la esquiva sencillez terrenal de algunos de ellos; centrarse más en el aspecto físico, no de preparación atlética sino de imagen, en gran parte de estos jóvenes; poco respeto al adversario… entre algunas razones de carácter humano, se sumaron a las deficiencias científicas de estricto orden técnico, donde las culpas deben ser asumidas por el cuerpo técnico con Luis Enrique a la cabeza.

En este apartado, la lista es amplia en el concepto que cada uno podamos tener del conocimiento del juego del Barcelona. Comprobar que las pobres actuaciones de hombres que no están a la altura de este equipo, como Aleix Vidal, Jeremy Mathieu y Denis Suárez, terminaron arrastrando al resto de compañeros hasta sumirles en la resignación, y demuestran que las cosas estuvieron mal orquestadas desde el vestuario, allí donde suele mandar quien les dirige.

Te invito a seguirme en Twitter @Ontifutbol
 

 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!