Madrid, blanco de las burlas