Horarios

Jorge Valdano asegura que el fútbol ha perdido su aspecto humano

MADRID, España.- Jorge Valdano presentó su nuevo libro Fútbol: el juego infinito, donde partiendo de su pasión por el balón expone cómo el fútbol se ha convertido en un negocio planetario.

“El ombligo del fútbol cuando yo era pequeño era la pelota, y no sobraban. Cuando había una era una fiesta y se gastaba rápido, porque jugábamos ocho horas al día. Llenando un álbum de cromos te daban una a cambio y si no había que convencer al rico del pueblo que la aportara, a cambio de ser titular. En cambio, ahora la fascinación de los niños son los héroes, los futbolistas, y por eso antes que la pelota piden su camiseta” expresa.

Cuestionado sobre sí el tipo de fútbol que le tocó jugar era mejor con relación al de la actualidad, el exjugador argentino señaló: “Es diferente, ni mejor ni peor. No me asusta el fútbol hecho negocio. Es un juego que está fuera de la realidad, pero cuando se hace profesional está dentro del mundo, de la economía, por lo que no nos debe asustar”.

Valdano se también tiempo para marcar la diferencia que existe entre los dos mejores jugadores del momento: Cristiano Ronaldo y Lionel Messi.

“Ronaldo es el jugador del siglo XXI, así como a Messi se le adivina la calle a Cristiano se le adivina el gimnasio. Es un tipo hasta de movimientos más mecánicos, robóticos, de jugador esperado. Esto empieza por la capacidad de darle la pelota al jugador que tiene la camiseta del mismo color”, expresa.

El exjugador argentino también señala que el fútbol actual es menos humano que el de su época como jugador.

“El precio de la celebridad es el aislamiento. Nosotros vivíamos en una época con una dimensión humana. Salías de entrenar al coche y en el camino te abordaban tres periodistas y cuatro aficionados, ahora el club te protege incluso arquitectónicamente, las nuevas ciudades deportivas marcan una clara división entre prensa y jugadores, a los 10 minutos de entrenamiento una cortina metálica no te deja ver nada. Todo eso agranda el misterio, defiende de la invasión al jugador, pero reduce la dimensión humana del juego”, subraya.

Para el exseleccionado argentino, el futbolista actual ha sabido adaptarse a la mercadotecnia que impera en el balompié e incluso sabe como sacarle partido.

“Hay futbolistas pop como Neymar, o Messi y Cristiano que ganan tanto dinero jugando al fútbol como negociando con su imagen, y cuando van a Asia saben perfectamente que no sólo van a vender el escudo del club que representan si no su propia cara. Lo han sabido entender, les salen las cuentas y cada vez están más integrados. Tienen una inteligencia natural tremenda que muchas veces se subestima, porque no tienen formación académica”, enfatiza.

Otro punto que deja en claro Valdano es que por su organización la Premier League es la mejor liga del momento, pero también señala que en cuanto a la técnica colectiva que se ve cada semana en la cancha, la liga de España resulta muy superior por lo menos para los románticos del fútbol.

Pellegrini decía que la mejor liga del mundo es la Premier, pero que el mejor fútbol del mundo se juega en la Liga. Es un intento diplomático, porque si se juega el mejor fútbol, la mejor es la Liga, lo demás es el envoltorio, el marketing, los estadios impecables, una organización muy buena, cuestiones que no son el juego. En España, no miremos lo que se hizo bien ayer si no hace 10 años con una revolución formativa que tiene nombre y apellido, tiqui taca, que generó un mundo nuevo donde la pelota es el centro formativo del jugador. Y desde la técnica colectiva, el fútbol español marca una superioridad muy grande. El que manda es el que es capaz de darle a la pelota la dimensión que tiene por encima de lo táctico, el físico y lo psicológico”, reitera.

Tema obligado para quien fue ídolo del Real Madrid es el momento que atraviesa el equipo clasificando a la final de la Champions League de la mano de Zidane.   

“Los vestuarios que mejor han funcionado son los que se saben autogestionar. Da la sensación de que Zidane está siendo muy inteligente, que sabe negociar con los jugadores y escucharlos. Cuando hablamos de un entrenador solo lo representamos hablando, hay que empezar a hacerlo escuchando. Ha instalado buenrollismo, incluso en rueda de prensas. Ahorra palabras, aprendió de Ancelotti, desactiva conflictos con una frase y, si queda alguna duda en medio, la completa con una media sonrisa seductora, convincente y tranquilizadora. Esa tranquilidad le ha hecho mucho bien al Real Madrid. Por otra parte si escuchas al jugador que expresa su manera de sentir y el entrenador la acepta, el compromiso se multiplica” concluye.
 

 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!