Horarios

Sáb.Oct.23 9:30 PM EDT
Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT
Sáb.Nov.06 12:00 AM EDT
Dom.Nov.07 1:30 PM EST
Dom.Nov.21 1:30 PM EST
Real Madrid vs. Barcelona - El Clásico
Hace algunos años, el conocido escritor checo Milan Kundera escribió un libro titulado ‘La lentitud’. En el mismo dejaba trasuntar, entre otras cosas, que la lentitud, para bien o para mal, aquejaba a la actitud y viceversa, y que irremediablemente una vez que ésta se apoderaba del comportamiento humano, había que aceptar cambios para modificar el curso de las cosas a menos que se insistiera en vivir en el limbo de lo que supo ser el pasado de tal o cual historia.
 
Vimos a este Barcelona dirigido por Luis Enrique enfrentar al Real Madrid de Carlo Ancelotti, y en mucho me recordó a aquél libro de Kundera. Uno repasa los nombres del conjunto catalán, y en poco difieren de los que en el esplendor de la era Josep Guardiola supieron hacer de este equipo el mejor del mundo.
 
Las épocas evidentemente cambian, y prueba de ello están allí, uno a uno, hombres como Piqué, Alves, Busquets, Xavi, Iniesta, Pedro, y Messi, por ejemplo y sólo por citar sólo a los más representativos de la debacle espiritual, y por ende camino a la futbolística, de un club que obtuvo casi todo en lo deportivo no hace mucho tiempo atrás.
 
Lo que el Barcelona del técnico asturiano en la actualidad nos deja ver, seguramente no es de su entera culpa personal, sino más bien de un proceso mental de sus jugadores que alcanzaron una cima y ahora renuncian, inconscientemente, a continuar en búsqueda de otras metas similares.
 
Dirán algunos, justificando al conjunto blaugrana, que todavía es líder de la Liga española; que hasta el juego frente al Madrid mantenía su portería a cero; que recién en este partido pierde su imbatibilidad en el torneo; que se ha regenerado en ciertas posiciones con gente de nivel como para aspirar a mejorar futbolísticamente; y que su estilo es más vertical y profundo que en aquella era dorada de Guardiola; sin embargo, la esencia es la misma, y señal de ello ha sido esta derrota sin atenuantes frente a los de Ancelotti.
 
Por todo ello, me atrevo a pensar y decir que este Barcelona seguirá ganando partidos, encuentros de relativa importancia, y torneos de acotado valor en la que se compita sin grandes equipos, de esos que tienen galones de rango medio, pero difícilmente, de no haber una profunda catarsis, esta escuadra consiga lo más granado del circuito. Por ahora, ese destino le está reservado a conjuntos como el Real Madrid. El Estadio Santiago Bernabéu lo ha dejado claro esta noche.
¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!