Cristiano tira de orgullo; Las Palmas acaba con la racha del Villarreal

Madrid, 5 mar (EFE).- El Real Madrid vapuleó al Celta de Vigo con el portugués Cristiano Ronaldo ejerciendo su liderazgo y respondiendo a unos silbidos de la grada con cuatro goles (7-1), para llegar lanzado a la Liga de Campeones, tras unas jornada que dejó el triunfo de Las Palmas en El Madrigal, para cortar la racha de catorce partidos sin perder del Villarreal.

De las dudas a la esperanza. El duelo ante el Celta hizo experimentar al aficionado del Real Madrid varios estados de animo, crispado tras ver como se despedía de la Liga a las primeras de cambio antes de acabar ilusionado para Liga de Campeones, con la imagen de su equipo en la segunda parte de fútbol dinámico, veloz y repleto de pegada.

La brillantez del Celta desapareció a base de goles el día que Cristiano escuchó silbidos de la grada y se echó el equipo a sus espaldas. Con su póker de tantos, la sexta ocasión que lo consigue en el Real Madrid, desató una goleada que abrió el portugués Pepe, siguió con una reivindicación particular Jesé Rodríguez y culminó el galés Gareth Bale. Reaparecía tras casi dos meses de lesión con buena imagen para sumar al equipo de Zinedine Zidane en un momento clave.

La sorpresa del sábado llegaba en El Madrigal donde la necesidad de Las Palmas le empujó a un partido serio, de raza, ante un Villarreal que intentó todo pero le faltó el remate. Llevaba catorce encuentros sin perder en Liga y un solitario tanto de David García fue suficiente para alejar cuatro puntos del peligro al conjunto insular (0-1). Alphonse Areola, portero francés de ascendencia filipina, venía de dejar seis jornadas consecutivas su portería a cero. El día que se rompió su récord su equipo se atascó en ataque.

También marcaba la necesidad de puntos y de huir una racha negativa el duelo del Coliseum Alfonso Pérez de Getafe. El Sevilla tenía al fin en su mano un triunfo a domicilio, gracias a una falta del argentino Ever Banega, cuando a la desesperada el defensa uruguayo Emiliano Velázquez salvó la cabeza de su entrenador, Fran Escribá (1-1).

Iba el Getafe camino de su séptima derrota consecutiva cuando al menos salvó un punto ante un Sevilla que no sabe ganar a domicilio, único equipo de la Liga BBVA que aún no ha firmado un triunfo lejos de su estadio. Se mantiene quinto pero desaprovecha la ocasión de recortar distancias al Villarreal y acercar el sueño de la Liga de Campeones. Mientras que los de Escribá ya ven a un punto la zona de descenso.

El sábado se cerró con un duelo repleto de emoción y goles en Riazor. Intercambiaron golpes Deportivo de La Coruña y Málaga con un final de infarto que aún no creen los seguidores deportivistas (3-3). Su equipo fue a remolque todo el encuentro, primero para igualar el tanto de pillo de Charles, siempre listo para marcar en la zona del nueve. El tico Borges puso la igualada antes del descanso.

Al Deportivo que aún no ha ganado un partido en 2016, ya doce jornadas sin vencer, parece haberle gafado alguien. Reaccionó con orgullo a un nuevo tanto en contra, de Ignacio Camacho con un buen testarazo. Una acción repleta de velocidad y con buen remate final de Fede Cartabia igualaba a dos el encuentro y Lucas Pérez se reencontraba con el gol tras cuatro jornadas sin marcar para poner en pie a Riazor. Cuando saboreaban el reencuentro con el triunfo, en el último suspiro llegó el empate final con la mala suerte aliada con Alejandro Arribas que marcó en su propia puerta.

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!