Horarios

Ayestarán, la clave

Valencia, 21 abr (EFE).- El Valencia ha resurgido con tres victorias en los tres últimos partidos tras una temporada casi completa en la que ha deambulado sin rumbo, criterios e intensidad, de la mano de su nuevo técnico, Pako Ayestarán, convertido en la clave de la recuperación futbolística del equipo.

Lo que hasta el momento no eran más que decepciones, partidos perdidos ante rivales con entrenadores más solventes y una gran sensación de impotencia ha cambiado de la mano del entrenador vasco.

Ayestarán, que ya estuvo en el Valencia campeón de los primeros años de siglo como preparador físico junto a Rafa Benítez, se incorporó en febrero al cuadro técnico del equipo valenciano y a finales de marzo asumió la responsabilidad de dirigir a la plantilla tras la destitución del inexperto Gari Neville.

De la mano de Neville, un técnico sin experiencia alguna y cuyo único mérito era la amistad y la relación profesional con el máximo accionista del club, Peter Lim, el Valencia había navegado a la deriva hasta acercarse peligrosamente a los puestos de descenso a Segunda División.

Ayestarán ha dirigido al equipo en los últimos cuatro partidos, todos ellos de Liga, ya que el Valencia había quedado fuera de la Liga Europa con anterioridad.

Debutó con una derrota en Las Palmas por 2-1 en un partido en el que el equipo estuvo bien en el primer tiempo (0-1 al descanso), pero en el que se desmoronó en la segunda parte.

Aunque en ese encuentro se vieron algunos detalles de su plan de trabajo, su aportación se ha dejado con más claridad en los tres últimos choques, resueltos todos ellos con victoria de su equipo ante tres equipos que estaban por delante en la clasificación.

Estos nueve puntos han sido logrados ante el Sevilla en Mestalla (2-1), en su visita al líder Barcelona (1-2), y este miércoles como local ante el Eibar (4-0).

Contra el Sevilla logró el Valencia el gol de la victoria en el minuto noventa de un encuentro que su equipo mereció haber resuelto con anterioridad y en el Camp Nou, Ayestarán consiguió que su equipo hiciera todo lo necesario para poder plantar cara a un rival de la entidad del Barcelona.

Con un modelo defensivo trabajado y mucho orden, el Valencia consiguió ganar gracias a la mano del entrenador y al compromiso de los futbolistas.

Al planteamiento acertado de Ayestarán se unieron el desacierto del equipo catalán, la efectividad de los atacantes valencianistas y las buenas actuaciones del portero Diego Alves que propiciaron un triunfo por 1-2 poco meses después de la derrota por 7-0 sufrida en el mismo campo en la Copa del Rey con Neville en el banquillo.

Ante el Eibar, el triunfo por 4-0 hizo pensar a los asistentes a Mestalla que lo visto en los meses anteriores era un espejismo o que el espejismo se les mostraba en este partido, en el que los jugadores de Ayestarán fueron atrevidos y tuvieron chispa frente a la indolencia de semanas anteriores.

Ayestarán no repite la frase del "partido a partido" propia de Diego Simeone, entrenador del Atlético de Madrid, pero hablar de que la historia se escribe página a página y de que es mejor ser el octavo que el décimo que el duodécimo, viene a decir prácticamente lo mismo.

Mientras el técnico mantiene los pies en suelo, la afición ve que cuando restan doce puntos por disputarse, la séptima posición del Sevilla está a seis puntos.

El sueño de los valencianistas pasa por lo que haga el equipo andaluz tanto en la final de la Copa del Rey como en la Liga Europa, en la que se encuentra en semifinales.

Alfonso Gil

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!