San Sebastián, 18 dic (EFE).- El estadio de Anoeta registró, en el partido de Copa del Rey entre la Real Sociedad y el Real Oviedo, la peor entrada de toda su historia desde su inauguración en 1993.

Poco más de 9.200 espectadores se dieron cita para presenciar este encuentro, de los cuales además varios cientos pertenecían a la fiel hinchada del equipo asturiano que se dejó notar en la gradas del estadio donostiarra.

Las quejas del técnico escocés David Moyes sobre el horario de este partido no eran infundadas y, a pesar de que la Real llegaba a este encuentro con la eliminatoria por decidir tras el 0-0 de la ida, el público obvió el fútbol en una noche muy desapacible.

El anterior registro negativo de asistencia databa de enero de este año, en un partido de liga disputado también entre semana a las diez de la noche como el de ayer contra el Elche, que concentró solamente 10.492 aficionados.

Otros partidos con asistencia baja fueron los disputados el 16 de mayo de 2009, con 14.175 espectadores ante el Albacete, y 14.931 con el Celta en la campaña 2007/08.

La afición del club blanquiazul es una de las más fieles de primera división y es muy difícil que baje de los 20.000 asientos ocupados, algo que ha ocurrido muy eventualmente, como la pasada temporada con la visita copera del Algeciras o en la campaña 2009/10 con el Cádiz como visitante en pleno temporal de nieve.

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!
 
[