Horarios

Mar.Nov.03 12:00 AM EST
Vie.Nov.06 12:00 AM EST
Mar.Nov.10 12:00 AM EST
Mié.Nov.11 12:00 AM EST
Jue.Nov.12 12:00 AM EST
Mié.Nov.18 12:00 AM EST

Martín Onti: En Suecia el martes

OSLO, Noruega.- Habrá que esperar a vernos las caras en el suplicio de Estocolmo, nuevamente, el venidero martes. Es la apreciación de la gran mayoría de los españoles de cara a una clasificación que podríamos estar festejando a estas alturas de las eliminatorias para la Eurocopa 2020. España acariciaba la ilusión de haber conquistado la plaza en una campaña de contrastes que sufrió un nuevo tropiezo en Oslo.
 
Cuando todo apuntaba a disfrutar de cierta tranquilidad en Suecia, con un Sergio Ramos en plan Eliup Kipchoge y un equipo confiado en acompañar a Bélgica rumbo al la multiescénica competición continental, viene Kepa Arrizabalaga a falta sólo del pitido final y con un penalti que transforma Joshua King le entrega el empate a Noruega.
 
Pero, conviene ir con lo que corresponde primero. Para entender esta angustia que se extiende al próximo juego en el país nórdico, deberíamos analizar situaciones que ocurrieron en este. Es real que a un partido lo protagonizan dos escuadras; que los planteos del uno deben ir, en la estrategia general, de acuerdo a las capacidades del otro; que los escenarios tienen su incumbencia; y, sobre todo, que la mentalidad es crucial para la consecución de propósitos.
 
Con estas acotadas medidas en consideración, que aparezca Raúl Albiol en defensa al lado de Ramos, con un mediocampo más de presión y quite que de creación, sumadas a una ofensiva más de atenta labor defensiva que de preocupación atacante, pinta el cuadro de una escena que la inteligente trayectoria de Lars Lagerbäck fue leyendo con el transcurso del encuentro.
 
Pienso, que si a un equipo que con varias torres de 1,95 cercanas al área española se le ofrece la posibilidad de que se juegue para ellos, el error no tiene más lectura que una táctica equívoca. La de que ayer en el Ullevaal Stadion contemplaba, desde un inicio, la propuesta de los Cazorla, los Thiago, los Sarabia, para jugar por abajo y ser dueños de la posesión del balón sin el cual los noruegos son muy poca cosa más allá de Martin Odegaard. Pero, es sólo un punto de vista desde la comodidad de un asiento sin espadas de Damocles colgando sobre una cabeza… por eso digo pienso.
 
En Suecia el martes. Aunque en el fondo pensemos que la historia contemporánea no debería traicionar al fútbol español por logros y actualidad, es necesario tener en cuenta que la relatividad de este juego, más allá de la dedicación exclusiva, la tecnología aplicada a cada accionar y la honestidad profesional, depende también de la experiencia. Algo que aún le falta a Robert Moreno.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!